Las profesiones de nuestro futuro inmediato

Desde que era joven nunca dejé de escuchar la frase “no hay trabajo para las nuevas generaciones, son tiempos difíciles”. En aquella época no vivíamos la situación económica que nos aprieta hoy (el Estado no se hallaba tan endeudado, menos desempleo) pero el sentir era muy parecido. Tampoco gozábamos de la cooperación multitudinaria ofrecida tanto por las redes sociales como la información que hoy encontramos en internet. Para no ahogarnos en el mar de información, he decidido aportar mi reflexión documentada a través de este artículo sobre las posibilidades “reales” que el mundo de hoy ofrece.

Estamos inmersos en lo que Harvey Fineberg define como neo-evolución. Somos criaturas biológicas y lo que podamos hacer con nuestro futuro y el de nuestros hijos pertenece a la revolución genómica, proteómica, metabólica y todas esas “ómicas” que suenan fascinantes para las donaciones y los planes comerciales. Estamos usando la tecnología para acelerar la evolución. Aunque no nos queda claro hacia dónde nos va a llevar, sí estamos inmersos en algunos de esos cambios (medicina preventiva, la farmacología y la idea de escoger los genes conforme empecemos a entender qué dicen los genes sobre quienes somos). Tema del libro “Rediseñando a los humanos” de Gregory Stock. Incluso otro inventor Craig Venter reveló en 2010 la primera célula sintética, a partir de un código digital en el ordenador. El lo resumió:

El experimento nos ha llevado 15 años en comprender la vida en su forma básica, pero esto va a ser un conjunto muy poderoso de herramientas que ya estamos comenzando a usar en formas numerosas.

Novartis entre otros, están inmersos en esas herramientas de ADN sintético para quizás lograr esa vacuna de la gripe que tú podrías recibir el próximo año. Tenemos a Syntetic Genomics trabajando en problemas del medio ambiente (derrame de petróleo en el Golfo). No podemos ver el CO2, dependemos de medidas científicas para ello (…) Tenemos inteligencia artificial, biotecnología, neurociencia (…) Para acercarnos a cualquiera de ellas, necesitaremos un mayor conocimiento de las matemáticas prácticas, lenguaje de programación y psicología aplicada. Como apunta Geoffrey Watson en referencia a la curva exponencial de crecimiento de nuestras ciudades.

Todas las curvas en economía nos llevan hasta el colapso, hasta que surge la innovación y vuelve el crecimiento. Eso nos obliga a ir más y más rápido en la creatividad. Resulta extraordinariamente sencillo que cada subsistema, cada célula, cada gen, ha evolucionado en su propio nicho ambiental, creando su propio ecosistema y propia historia única. En biología existe esa sorprendente economía de escala representada en una línea ascendente de la que extraemos los datos matemáticos (…) eso hace que también exhiba una regularidad extraordinaria en los detalles y la razón de esto son las redes, toda la vida está controlada por las redes; desde las íntercelulares a las multicelulares hasta el nivel de ecosistema y tomando el concepto biológico cuantificable y universal, lo extrapolamos a lo cotidiano, éstas escalas con sus restricciones se cumplen y luego el ritmo de vida decrece. Pero son necesarias para solucionar aquellos problemas entrópicos.

La humanidad va a recorrer ese camino y lo va a hacer porque como humanos que somos, queremos mejorar nuestras vidas de una forma u otra. Nuestra salud, nuestras vidas, nuestro futuro y el de nuestros hijos dependerá de la elección de recorrer o no ese camino. Tucídides dijo en el 430 a.c.

los más valientes son aquellos que tienen una visión más clara de lo que les espera, gloria y peligro por igual, y aún así avanzan y lo enfrentan.

La BBC realizó una encuesta en 2010 sobre cuáles serán las profesiones del futuro aventurando unas top 20 (copio textualmente):

-Fabricantes de partes del cuerpo. La medicina regenerativa ya está dando sus primeros pasos. En el futuro necesitará personas que combinen cualificaciones médicas, de robótica y de ingeniería.

-Nanomédicos. Permitirá una medicina mucho más personalizada, donde los fármacos se administran al lugar dónde se produce la enfermedad. Se necesitarán personas con formación en biomedicina, biotecnología, física o robótica que sean capaces de administrar los tratamientos en el pequeñísimo nivel subatómico de la “nanoescala”.

-Farmagranjeros. Conocimientos farmacéuticos que permitan modificar genéticamente las plantas, de forma que los cultivos puedan producir más cantidad de alimentos con mayores cantidades terapéuticas y proteínas. Las posibilidades del futuro incluyen tomates que sirven como vacunas o leches terapéuticas.
-Especialistas médicos en la tercera edad. Quienes sepan cómo tratar a la tercera edad y prolongar su vida activa durante más tiempo tienen el futuro asegurado. No sólo en cuestiones médicas, sino también en temas como la salud mental, psicología o ejercicio físico natural.
-Cirujanos para el aumento de la memoria. Parece ser que en el futuro se podrá implantar un chip que haga las veces de disco duro del ordenador humano y almacenar allí todas las memorias que el ser humano no es capaz de retener. Serán necesarios cirujanos que sepan llevar a cabo la operación.
-Experto en ética científica. A medida que la tecnología y la ciencia se integran más en el día a día a través de la nanotecnología, la proteinómica (estudio de todas las proteínas del cuerpo humano) o la genómica, muchos más debates sobre el posible uso maléfico de las tecnologías coparán los debates sociales. Serán necesarias personas que conozcan todas las ciencias. El futuro no planteará tanto la cuestión de “¿Se puede hacer?” como la de “¿Está bien que se haga?”.
-Arquitectos, pilotos o guías turísticos… espaciales. Se necesitarán pilotos capaces de dirigir las naves espaciales y diseñadores que permitan ajustar el espacio fuera del planeta Tierra.
-Granjeros verticales. El futuro de la producción agrícola es vertical. Cada vez se escucha más la idea de una ciudad contenida en un solo edificio, probablemente un rascacielos de pisos ilimitados, donde la comida se cultiva en las distintas plantas de un edificio. Es más económico y más ecológico.
-Especialista en reversión de cambio climático. Habrá cada vez más demanda de profesionales que sean capaces de revertir los efectos más devastadores del fenómeno: personas con capacidad de aplicar soluciones multidisciplinares, como construir paraguas gigantes para desviar los rayos del sol.
-Vigilantes de cuarentenas. Las amenazas incumplidas que trajo consigo la gripe porcina dan cuenta de la importancia de tener más profesionales capacitados para luchar contra las epidemias. Si un virus se esparce de forma fulminante habrá pocos países, enfermeras y personas preparadas.
-Policía del clima. Con cada vez más países tratando de “provocar” ciertos fenómenos meteorológicos, serán necesarias figuras que salvaguarden internacionalmente la cantidad de cohetes con yoduro de plata que se envían a la atmósfera.
Abogados y profesores virtuales. Se espera que crezcan los conflictos sobre derechos de propiedad y descargas de internet, y la educación a distancia a través de la red.
-Ingeniero de vehículos alternativos. Coches eléctricos o de hidrógeno, pero quizá la posibilidad de los coches que vuelan o que van por debajo del agua también requieran de cualidades técnicas y profesionales formados en distintos ámbitos de la ingeniería.
-Periodistas de audiencias segmentadas. Se acabaron las audiencias globales y los programas dirigidos a millones de personas. El futuro está en la especialización y los periodistas se dirigirán a audiencias pequeñas.
-Desechador de datos personales. Personas especializadas se dedicarán a destruir los datos e información delicada que deberán retirar de forma segura para que no sean objeto de ciber-ataques.
-Organizadores de vidas electrónicas. La cantidad de información será tan desbordante que serán necesarios especialistas en organizar la vida electrónica: leer y archivar el correo electrónico, asegurar que la maraña ingente de datos estén ordenados de forma coherente, manejar tarjetas de crédito y e identificación electrónica.
-Inversor/agente de tiempo. El tiempo más que nunca será un valor en alza. Será necesario alguien que sepa administrarlo de forma efectiva y sacarle beneficio. Ya existen bancos de tiempo, de ahí a que existan inversores o brokers que lo comercien, sólo hay un paso.
-Agentes de redes sociales. Para que nadie se sienta excluido de las redes sociales se formarán personas dentro del ámbito de trabajo social, cuya función será facilitar la integración de los individuos en las redes.
-Gestores personales de marca. Ya vivimos en una sociedad obsesionada con las marcas. La del futuro enfatiza su necesidad creando una figura que se dedica a gestionarlas. ¿Qué personalidad proyectas en Facebook, Twitter y tu blog? ¿Qué valores personales quieres añadir a tu imagen? ¿Son consistentes con tu verdadero yo?

Seguro que se están preguntando ¿Cómo me pongo al día? Creo que la palabra apropiada sería “desaprender” para volver a aprender de una forma más eficaz. Internet nos ofrece las posibilidades impensables de hace algunos años; herramientas de aprendizaje, comunicación y reconversión, pero no olvidemos, que ningún concepto se interioriza sin la buena lectura de un libro dedicado al tema que nos inquiete. James Russell Lowell lo expresaba de esta manera:

Los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra.

Ahora también podemos intercambiarlo todo. Por eso nuestros jóvenes, nuestros hijos, disponen de un equipo impagable para enfrentarse con la maldición que arrastramos generación tras generación. Pero hay algo, más allá de la preparación, que ya se les está exigiendo y esa es, y deberá ser, la flexibilidad y las priorizaciones. Hacerlos conscientes de que realizarán otras labores “momentáneas” que les ayudarán a lograr su objetivo, es decir, tendrán que trabajar quizás en lo que menos les guste, mientras por la noche tejen sus sueños igual que hemos tejido los nuestros. Que los jóvenes pregunten a diferentes individuos dedicados o no a profesiones creativas, cuántos trabajos diferentes realizaron a lo largo de sus vidas. A cualquiera de ellos, qué tuvieron que hacer para crear sus propios espacios de libertad. Pregunten, si dejaron de estudiar o leer porque ya se habían licenciado. Antes, nadie quería las carreras largas porque “había que estudiar mucho” y muchos padres no explicaban que en realidad, no deberíamos dejar de estudiar nunca más. Hay que aprender a gestionar el futuro. Estamos dentro de un tren en el que la ciencia lleva la delantera, los jóvenes serán los partidarios de subirse a él en marcha, pero los demás no deberíamos dejar que únicamente nos pase por encima. Manteniendo el interés por la vida en sí, expandiremos nuestra autoconsciencia y todo se volverá más accesible para generar nuestras herramientas de simplificación. Sin olvidar aplicar la sabiduría que en las palabras del astrofísico, Michio Kaku, en su libro “La física del futuro” define del siguiente modo:

La sabiduría es la capacidad de identificar las cuestiones fundamentales de nuestro tiempo, analizarlas desde muchos puntos de vista y luego elegir el enfoque que sirva para ciertos objetivos y principios nobles. Sin sabiduría ni perspicacia, estamos destinados a vagar sin rumbo ni objetivo, con sentimiento hueco después de que la novedad de una información ilimitada se desgasta.

De esta manera no cumplir la profecía de Isaac Asimov.

El aspecto más triste de la sociedad actual, es que la ciencia es más rápida adquiriendo conocimientos que la sociedad adquiriendo sabiduría.

Por último, mencionar las Open University, florecen cada día más, ofreciendo múltiples posibilidades de lograr un aprendizaje a nuestra medida, la mayoría de las conocidas universidades en todo el mundo disponen de cursos gratuitos (España va pasito a pasito, pero introduciéndose) tarea que obrará un papel definitivo en nuestra forma de acceder a una educación más universal. Y todo esto deberíamos aplicarlo con ética, sin olvidar la compasión.

Para los más escépticos, os dejo este enlace de ofertas de trabajo relacionados con el tema que he desarrollado.

Si crees que puede ser útil, no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s