¿Quién controla el mundo? ¿Cómo están organizados?

Si hacemos un breve recorrido de la historia, para mí, hay una pregunta que prevalece sobre las demás en nuestras conciencias ¿Cómo países tan pequeños fueron capaces de conquistar continentes completos? La respuesta que encontramos en los historiadores es, que nosotros fuimos los que aportamos las instituciones y la democracia que hizo posible su desarrollo. Pero mientras los países civilizados malgastábamos la ideología de la democracia, fuimos quedándonos con sus tierras y recursos y la cultura no pasó a formar parte del global conquistado, era un poco como las maniobras que algunas religiones han utilizado también en el transcurso de los tiempos; crear atmósferas de miedo controlables por unos pocos y escaso progreso en cuanto a la incremento del florecimiento intelectual. A pesar del tiempo, las guerras e inevitables rencillas que encontramos en cada historia del ser humano, hemos sido capaces de innovar tanto como para tener carreras espaciales. ¿Por qué les cuento esto? Porque soy de esas personas que cree que ciertas normas y leyes son posibles si se hacen obligatorias para todo el mundo. Por ello, cuando me involucraron en este proyecto, aunque al principio no era capaz de vislumbrar el objetivo total ya que cada uno desarrollaba su parte de la historia de manera particular, sí comprendí que cuando tienes que indagar en todos esos grupos terroristas, sus células en activo o revolucionarios con mayor o menor causa, cuando profundizas en sus historias, vivencias y luchas, comprendes que si queremos luchar por unos valores universales, ellos también entran dentro de la categoría, y lograr que abandonen una lucha armada sólo se consigue con verdaderos ejemplos desde unos valores democráticos exentos de corrupción.

Singer (profesor de la universidad de Harvard) dice:

si nos encogemos de hombros ante el sufrimiento evitable de los débiles y los pobres, de los explotados y los estafados, o de quienes no disponen de lo suficiente para vivir con decencia. Si decimos que así es como funciona el mundo y que siempre va a ser así, y que nada podemos hacer al respecto, no formamos parte del modelo de construcción de una sociedad mundial.

Chomski (famoso lingüista, filósofo y activista profesor emérito de Lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y una de las figuras más destacadas) en su libro Ilusionistas habla de una visión de:

un orden social futuro que se basa en un concepto de naturaleza humana con características para el desarrollo intelectual, el crecimiento de la conciencia moral, los logros culturales y la participación de una comunidad libre. El ser humano dotado innatamente de un deseo de comunidad y de una inclinación hacia la expresión libre y creativa. Ello mantiene la esperanza de una sociedad organizada mediante la cooperación y la productividad natural, y no mediante el control jerárquico y las ansias de beneficio.

¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida,
como si fuera un promontorio o la casa de uno de tus amigos o la tuya propia.
cualquiera me afecta
porque me encuentro unido a toda la humanidad.
Por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

Pinker (psicólogo experimental, científico cognitivo, lingüista y escritor canadiense. Es profesor en el Harvard College) afirma que:

los alineamientos políticos tradicionales deberían cambiar a medida que descubrimos más sobre los seres humanos. Las ideologías de izquierda y la derecha se configuraron antes de Darwin, antes de Mendel, antes de que alguien supiera qué es un gen, una neurona o una hormona. A Todos los estudiantes de ciencias políticas se les enseña que las ideologías políticas se basan en teorías de la naturaleza humana.

Si retomáramos el argumento desde la posición de un Neurocientífico como V.S. Ramachandrán, les diría que:

las filosofías e ideologías han sido posibles gracias a nuestras neuronas espejo, que son las encargadas de originar la empatía y que no necesitemos 3 mil años de evolución para interiorizar cualquier concepto de aprendizaje porque la aparición de la cultura y la civilización es exclusiva de los seres humanos.

Porque como afirma el físico teórico James B.

“También existe una fuerte convicción, que comparto, de que una mala economía o demasiado simplista y optimista ayudó a crear la crisis”. Pero existe una solución interesante que se deriva de lo que se conoce como ciencia de la complejidad. Porque en realidad no comprendemos cómo la complejidad que se relaciona con nosotros, la que nos rodea. Y resulta que aquello que exteriormente parece ser un comportamiento complejo, en realidad es el resultado de unas pocas y simples reglas de interacción.  Observar las redes de propiedades puede en realidad brindar respuestas a preguntas como: ¿Quiénes son los jugadores claves? ¿Cómo están organizados? ¿Están aislados? ¿Están interconectados? ¿Cuál es la distribución general del control? En otras palabras, ¿Quién controla al mundo? Creo que esta es una pregunta interesante porque tiene implicaciones en el riesgo sistémico. Es una medida de profundización sobre cuán vulnerable es el sistema en general.

El alto grado de interconectividad de los principales jugadores en el núcleo podría representar un importante riesgo sistémico de la economía global (y nosotros pudimos reproducir fácilmente la red de TNCs con unas pocas y simples reglas) porque se extiende como una epidemia. Esto significa que su estructura es probablemente el resultado de la autoorganización que es una propiedad emergente que depende de las reglas de interacción del sistema.

Las ideas relacionadas con finanzas, economía, política y sociedad a menudo están contaminadas con las ideologías personales de la gente. Realmente espero que esta perspectiva de la complejidad permita que se encuentre alguna afinidad. Sería grandioso si esto tuviera el poder para ayudar a eliminar el estancamiento creado por las ideas opuestas que parecen estar paralizando a nuestro mundo globalizado. La realidad es tan compleja, que necesitamos separarnos de los dogmas.

 Si te gustó o te pareció útil, no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.

Las profesiones de nuestro futuro inmediato

Desde que era joven nunca dejé de escuchar la frase “no hay trabajo para las nuevas generaciones, son tiempos difíciles”. En aquella época no vivíamos la situación económica que nos aprieta hoy (el Estado no se hallaba tan endeudado, menos desempleo) pero el sentir era muy parecido. Tampoco gozábamos de la cooperación multitudinaria ofrecida tanto por las redes sociales como la información que hoy encontramos en internet. Para no ahogarnos en el mar de información, he decidido aportar mi reflexión documentada a través de este artículo sobre las posibilidades “reales” que el mundo de hoy ofrece.

Estamos inmersos en lo que Harvey Fineberg define como neo-evolución. Somos criaturas biológicas y lo que podamos hacer con nuestro futuro y el de nuestros hijos pertenece a la revolución genómica, proteómica, metabólica y todas esas “ómicas” que suenan fascinantes para las donaciones y los planes comerciales. Estamos usando la tecnología para acelerar la evolución. Aunque no nos queda claro hacia dónde nos va a llevar, sí estamos inmersos en algunos de esos cambios (medicina preventiva, la farmacología y la idea de escoger los genes conforme empecemos a entender qué dicen los genes sobre quienes somos). Tema del libro “Rediseñando a los humanos” de Gregory Stock. Incluso otro inventor Craig Venter reveló en 2010 la primera célula sintética, a partir de un código digital en el ordenador. El lo resumió:

El experimento nos ha llevado 15 años en comprender la vida en su forma básica, pero esto va a ser un conjunto muy poderoso de herramientas que ya estamos comenzando a usar en formas numerosas.

Novartis entre otros, están inmersos en esas herramientas de ADN sintético para quizás lograr esa vacuna de la gripe que tú podrías recibir el próximo año. Tenemos a Syntetic Genomics trabajando en problemas del medio ambiente (derrame de petróleo en el Golfo). No podemos ver el CO2, dependemos de medidas científicas para ello (…) Tenemos inteligencia artificial, biotecnología, neurociencia (…) Para acercarnos a cualquiera de ellas, necesitaremos un mayor conocimiento de las matemáticas prácticas, lenguaje de programación y psicología aplicada. Como apunta Geoffrey Watson en referencia a la curva exponencial de crecimiento de nuestras ciudades.

Todas las curvas en economía nos llevan hasta el colapso, hasta que surge la innovación y vuelve el crecimiento. Eso nos obliga a ir más y más rápido en la creatividad. Resulta extraordinariamente sencillo que cada subsistema, cada célula, cada gen, ha evolucionado en su propio nicho ambiental, creando su propio ecosistema y propia historia única. En biología existe esa sorprendente economía de escala representada en una línea ascendente de la que extraemos los datos matemáticos (…) eso hace que también exhiba una regularidad extraordinaria en los detalles y la razón de esto son las redes, toda la vida está controlada por las redes; desde las íntercelulares a las multicelulares hasta el nivel de ecosistema y tomando el concepto biológico cuantificable y universal, lo extrapolamos a lo cotidiano, éstas escalas con sus restricciones se cumplen y luego el ritmo de vida decrece. Pero son necesarias para solucionar aquellos problemas entrópicos.

La humanidad va a recorrer ese camino y lo va a hacer porque como humanos que somos, queremos mejorar nuestras vidas de una forma u otra. Nuestra salud, nuestras vidas, nuestro futuro y el de nuestros hijos dependerá de la elección de recorrer o no ese camino. Tucídides dijo en el 430 a.c.

los más valientes son aquellos que tienen una visión más clara de lo que les espera, gloria y peligro por igual, y aún así avanzan y lo enfrentan.

La BBC realizó una encuesta en 2010 sobre cuáles serán las profesiones del futuro aventurando unas top 20 (copio textualmente):

-Fabricantes de partes del cuerpo. La medicina regenerativa ya está dando sus primeros pasos. En el futuro necesitará personas que combinen cualificaciones médicas, de robótica y de ingeniería.

-Nanomédicos. Permitirá una medicina mucho más personalizada, donde los fármacos se administran al lugar dónde se produce la enfermedad. Se necesitarán personas con formación en biomedicina, biotecnología, física o robótica que sean capaces de administrar los tratamientos en el pequeñísimo nivel subatómico de la “nanoescala”.

-Farmagranjeros. Conocimientos farmacéuticos que permitan modificar genéticamente las plantas, de forma que los cultivos puedan producir más cantidad de alimentos con mayores cantidades terapéuticas y proteínas. Las posibilidades del futuro incluyen tomates que sirven como vacunas o leches terapéuticas.
-Especialistas médicos en la tercera edad. Quienes sepan cómo tratar a la tercera edad y prolongar su vida activa durante más tiempo tienen el futuro asegurado. No sólo en cuestiones médicas, sino también en temas como la salud mental, psicología o ejercicio físico natural.
-Cirujanos para el aumento de la memoria. Parece ser que en el futuro se podrá implantar un chip que haga las veces de disco duro del ordenador humano y almacenar allí todas las memorias que el ser humano no es capaz de retener. Serán necesarios cirujanos que sepan llevar a cabo la operación.
-Experto en ética científica. A medida que la tecnología y la ciencia se integran más en el día a día a través de la nanotecnología, la proteinómica (estudio de todas las proteínas del cuerpo humano) o la genómica, muchos más debates sobre el posible uso maléfico de las tecnologías coparán los debates sociales. Serán necesarias personas que conozcan todas las ciencias. El futuro no planteará tanto la cuestión de “¿Se puede hacer?” como la de “¿Está bien que se haga?”.
-Arquitectos, pilotos o guías turísticos… espaciales. Se necesitarán pilotos capaces de dirigir las naves espaciales y diseñadores que permitan ajustar el espacio fuera del planeta Tierra.
-Granjeros verticales. El futuro de la producción agrícola es vertical. Cada vez se escucha más la idea de una ciudad contenida en un solo edificio, probablemente un rascacielos de pisos ilimitados, donde la comida se cultiva en las distintas plantas de un edificio. Es más económico y más ecológico.
-Especialista en reversión de cambio climático. Habrá cada vez más demanda de profesionales que sean capaces de revertir los efectos más devastadores del fenómeno: personas con capacidad de aplicar soluciones multidisciplinares, como construir paraguas gigantes para desviar los rayos del sol.
-Vigilantes de cuarentenas. Las amenazas incumplidas que trajo consigo la gripe porcina dan cuenta de la importancia de tener más profesionales capacitados para luchar contra las epidemias. Si un virus se esparce de forma fulminante habrá pocos países, enfermeras y personas preparadas.
-Policía del clima. Con cada vez más países tratando de “provocar” ciertos fenómenos meteorológicos, serán necesarias figuras que salvaguarden internacionalmente la cantidad de cohetes con yoduro de plata que se envían a la atmósfera.
Abogados y profesores virtuales. Se espera que crezcan los conflictos sobre derechos de propiedad y descargas de internet, y la educación a distancia a través de la red.
-Ingeniero de vehículos alternativos. Coches eléctricos o de hidrógeno, pero quizá la posibilidad de los coches que vuelan o que van por debajo del agua también requieran de cualidades técnicas y profesionales formados en distintos ámbitos de la ingeniería.
-Periodistas de audiencias segmentadas. Se acabaron las audiencias globales y los programas dirigidos a millones de personas. El futuro está en la especialización y los periodistas se dirigirán a audiencias pequeñas.
-Desechador de datos personales. Personas especializadas se dedicarán a destruir los datos e información delicada que deberán retirar de forma segura para que no sean objeto de ciber-ataques.
-Organizadores de vidas electrónicas. La cantidad de información será tan desbordante que serán necesarios especialistas en organizar la vida electrónica: leer y archivar el correo electrónico, asegurar que la maraña ingente de datos estén ordenados de forma coherente, manejar tarjetas de crédito y e identificación electrónica.
-Inversor/agente de tiempo. El tiempo más que nunca será un valor en alza. Será necesario alguien que sepa administrarlo de forma efectiva y sacarle beneficio. Ya existen bancos de tiempo, de ahí a que existan inversores o brokers que lo comercien, sólo hay un paso.
-Agentes de redes sociales. Para que nadie se sienta excluido de las redes sociales se formarán personas dentro del ámbito de trabajo social, cuya función será facilitar la integración de los individuos en las redes.
-Gestores personales de marca. Ya vivimos en una sociedad obsesionada con las marcas. La del futuro enfatiza su necesidad creando una figura que se dedica a gestionarlas. ¿Qué personalidad proyectas en Facebook, Twitter y tu blog? ¿Qué valores personales quieres añadir a tu imagen? ¿Son consistentes con tu verdadero yo?

Seguro que se están preguntando ¿Cómo me pongo al día? Creo que la palabra apropiada sería “desaprender” para volver a aprender de una forma más eficaz. Internet nos ofrece las posibilidades impensables de hace algunos años; herramientas de aprendizaje, comunicación y reconversión, pero no olvidemos, que ningún concepto se interioriza sin la buena lectura de un libro dedicado al tema que nos inquiete. James Russell Lowell lo expresaba de esta manera:

Los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra.

Ahora también podemos intercambiarlo todo. Por eso nuestros jóvenes, nuestros hijos, disponen de un equipo impagable para enfrentarse con la maldición que arrastramos generación tras generación. Pero hay algo, más allá de la preparación, que ya se les está exigiendo y esa es, y deberá ser, la flexibilidad y las priorizaciones. Hacerlos conscientes de que realizarán otras labores “momentáneas” que les ayudarán a lograr su objetivo, es decir, tendrán que trabajar quizás en lo que menos les guste, mientras por la noche tejen sus sueños igual que hemos tejido los nuestros. Que los jóvenes pregunten a diferentes individuos dedicados o no a profesiones creativas, cuántos trabajos diferentes realizaron a lo largo de sus vidas. A cualquiera de ellos, qué tuvieron que hacer para crear sus propios espacios de libertad. Pregunten, si dejaron de estudiar o leer porque ya se habían licenciado. Antes, nadie quería las carreras largas porque “había que estudiar mucho” y muchos padres no explicaban que en realidad, no deberíamos dejar de estudiar nunca más. Hay que aprender a gestionar el futuro. Estamos dentro de un tren en el que la ciencia lleva la delantera, los jóvenes serán los partidarios de subirse a él en marcha, pero los demás no deberíamos dejar que únicamente nos pase por encima. Manteniendo el interés por la vida en sí, expandiremos nuestra autoconsciencia y todo se volverá más accesible para generar nuestras herramientas de simplificación. Sin olvidar aplicar la sabiduría que en las palabras del astrofísico, Michio Kaku, en su libro “La física del futuro” define del siguiente modo:

La sabiduría es la capacidad de identificar las cuestiones fundamentales de nuestro tiempo, analizarlas desde muchos puntos de vista y luego elegir el enfoque que sirva para ciertos objetivos y principios nobles. Sin sabiduría ni perspicacia, estamos destinados a vagar sin rumbo ni objetivo, con sentimiento hueco después de que la novedad de una información ilimitada se desgasta.

De esta manera no cumplir la profecía de Isaac Asimov.

El aspecto más triste de la sociedad actual, es que la ciencia es más rápida adquiriendo conocimientos que la sociedad adquiriendo sabiduría.

Por último, mencionar las Open University, florecen cada día más, ofreciendo múltiples posibilidades de lograr un aprendizaje a nuestra medida, la mayoría de las conocidas universidades en todo el mundo disponen de cursos gratuitos (España va pasito a pasito, pero introduciéndose) tarea que obrará un papel definitivo en nuestra forma de acceder a una educación más universal. Y todo esto deberíamos aplicarlo con ética, sin olvidar la compasión.

Para los más escépticos, os dejo este enlace de ofertas de trabajo relacionados con el tema que he desarrollado.

Si crees que puede ser útil, no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.

Y qué sabrá una escritora de economía pero…

Aquellos primeros en arriesgarse a hablar y derribar las barreras, son, los que verdaderamente hacen tambalear lo grandes sistemas, hacen que sus políticas dejen de funcionar porque no hay sistema de financiación a gran escala. Aquellos, que con un mínimo de valor interior, consiguen romper las reglas aunque paguen caro frente a los que no entienden y gasten los demás en críticas, son los demuestran encontrar un sentido que logre a todo el mundo contagiar, contagiar con un verdadero motivo para alcanzar una próxima meta.

Llevamos décadas observando potentes estructuras que se levantan desafiando al suelo y que formando conjuntos de grandiosidad te llaman a fijarte en los detalles, dando aspecto de modernos trípticos ocupados por centenares de mesas, ordenadores que son estratificados, organizados en millares de compartimentos en los que convertidos en hormigas con el mismo color y asepsia de razón, nos diluimos en silencio cooperando en un mismo secreto, el secreto inexistente pero adorado, el poderoso Dios del Dinero. Pero su monumentalidad nos susurra; es el artificio de la expresión de la inexistencia.

Y se alzaron los artistas: los primeros arquitectos, médicos, científicos, escultores, filósofos, poetas, pintores que sabían que lo sublime lo encontrarían en sus memorias, pusieron al servicio sus mentes, los valores surgieron para provocar el cambio de perspectiva, un reencuentro con el virtuosismo de nuestra escondida naturaleza. Su nacimiento, aquél, que sólo podía surgir en la ausencia de formas; cogieron sus pinceles, materiales y sumando su experiencia del tiempo, moldearon nuevas ideas en las que debíamos trabajar para encauzar ésa perspectiva de cambio, originaron lo concreto.

No hay que se experto para entender lo que aquí se trata de vencer: la esclavitud autoimpuesta

. Todos hemos seguido la ascensión de personalidades esperanzadoras a cuya llegada abren los ojos, porque su asesoramiento ya ha sido ocupado por la gran banca que realiza la real metáfora del intocable. Ya no queremos invertir el dinero que con el trabajo producimos y convertimos en bien. Cuando podemos acceder al producto ficticio, jugamos, llevando como usuarios inversores, el sistema a la quiebra. A los grandes centros financieros no les interesa la regulación porque simplemente mueven el capital de unos países a otros. Recordemos que gracias a la globalización, la pobreza mundial ha disminuido en 700 millones de personas. Pero ahora las deudas estatales deben ser recatadas y el FMI, Banco Central Europeo y otras entidades financieras, exigen garantías a sus gobiernos. ¿Por qué no aspirar a un sistema de financiación más justo? Hace unos 25 años la bolsa tenía un beneficio anual del 3% pero hoy no nos conformamos. Y no nos conformamos, porque también gastamos más de lo que ingresamos. La ley debería separar lo que son las entidades comerciales (son las que los usuarios utilizan para ahorrar y hacer crecer el dinero en porcentajes razonables) de los bancos puramente inversionistas, arreglados para aquellos que quieran seguir arriesgando su capital. Esta separación fue realizada en su momento por Roosevelt en los Estados Unidos, pero poco tiempo respetado ¿Cuánto tiempo se puede estirar la volatilidad? El New York Times, vaticina una era futura (aunque por el momento lejana) de trueque en materiales y conocimiento. No habrá dinero con qué pagar, sólo habilidades que intercambiar por alimentos o necesidades diarias.

Los escritores, periodistas, informadores, debemos utilizar las palabras para ayudar no sólo a informar, sino a centrar, debemos ofrecer las nuevas perspectivas y la reflexión.

En su día, otras palabras llevaron a personalidades emblemáticas como Abraham Lincoln, Roosevelt o Mahatma Ghandi a luchar por el valor de su propia nación, por la libertad real, por el sentimiento de la verdad que fue la motivación que inculcó a toda su gente, que salió realmente a trabajar, por el principio de que todas las personas son creadas iguales. No necesitamos más guerras que obliguen el declive, la deshumanización. Necesitamos volver a luchar por los valores universales que en su momento dieron pie a las democracias preocupadas por el bienestar social, necesitamos que los políticos encuentren su semilla que puedan hacer sembrar sin recurrir a las trampas. Necesitamos que en ellos, se pueda confiar a través de unas pruebas reales, demostrables.

Gobiernos éticos, para y por, todos los seres humanos.

Creo, necesitaríamos de un verdadero comité de transparencia que les exija.

Si te gustó o te pareció útil, no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.

Enhorabuena a todas las escritoras mencionadas

El autor, editor Miguel Ángel de Rus ha publicado un artículo en la esfera cultural del notario:
LA NUEVA OLEADA DE JÓVENES ESCRITORAS.

Un portal informativo que te da seguridad jurídica en todo lo que concierne a la escritura pública.

Escritoras como Cristina Fallarás, Jenn Díaz, Virginia C. Aguilera, Sara García Perate, Noemí Sabugal, María Zaragoza son la punta de lanza de una nueva oleada de jóvenes autoras que han llegado a la literatura creada en español con el fin de quedarse largo tiempo. Traen planteamientos nuevos, otras formas literarias y no necesitan ser autobiográficas. Desde la novela negra hasta el realismo mágico, sus propuestas renuevan el panorama literario español.

Un artículo informativo y esperanzador para todas las escritoras que comienzan e intentan continuar con sus sueños.

Si te gustó o te pareció útil, no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.

Una reflexión sobre el terrorismo y su globalización

Los problemas de nuestro mundo real generalmente son ambiguos, están mal definidos y su contexto está cambiando siempre. Hay una insatisfacción sobre el funcionamiento de las instituciones. En los temas relacionados con el terrorismo, se produce un axioma que nada tiene que ver con la ideología política y mucho con su intrincada economía de autocracia.

Voy a daros los argumentos de Wadah Khanfar, famoso reportero de la cadena Al Yazira. Voy a contaros cómo Loretta Napoleoni siguiendo una corazonada se encontró con la intrincada economía del terrorismo y voy a concretar con una heroína moral del mundo real, Inge Mismall. Los argumentos recogidos, diferenciados por la letra cursiva, son de sus conferencias públicas en TED, correspondiendo a diferentes épocas. Uniendo estas tres personalidades tan distintas, podréis acercaros un poco más a esa compleja trama que supone, la financiación del crimen. Y argumento desde mi perspectiva como escritora y observadora social que al igual que vosotros, intento encontrar respuestas.

La primera mujer que dejó una huella importantísima en su investigación sobre la financiación del terrorismo fue, Loretta Napoleoni; experta en macroeconomía y de las primeras en definir la intricada financiación del terrorismo. Su trabajo lo realizó con los grupos de Brigadas Rojas que paralizaron la democracia en Italia durante 35 años. En su investigación, su primera sorpresa fue constatar que las luchas armadas no estaban regidas por la política o la ideología, estos grupos estaban constantemente sin dinero. Y dio cifras: En los años 70, la facturación de las Brigadas Rojas anualmente era de 7 millones de dólares. En la actualidad, esta cifra estaría entre los 100 y 150 millones, aproximadamente(…) Los líderes de las organizaciones terroristas son quienes deciden la visión política, y generalmente, son entre cinco y siete personas. El resto de los miembros lo único que hacen día tras día, es buscar dinero. Cuenta que un amigo que había sido miembro de las Brigadas Rojas, debía navegar todos los veranos ida y vuelta al Líbano donde recogía armas soviéticas de la OLP y las transportaba hasta Cerdeña, con destino a otras organizaciones armadas de Europa recogiendo su parte de las armas. El pago recibido, se destinaba a financiar la organización. Y lo que descubrí fue esta realidad paralela, otro sistema económico internacional, que fue creado por las organizaciones armadas al acabar la Segunda Guerra Mundial. Existen tres etapas principales: La primera es el terrorismo de Estado, la segunda es la privatización del terrorismo, y la tercera es por supuesto, la globalización del terrorismo.

El terrorismo de Estado es propio de la guerra fría. Fue el momento en que dos superpoderes libraban una guerra a través de sus aliados, financiando por completo organizaciones armadas. Luego, a finales de los 70 y comienzo de los 80, algunos grupos lograron satisfactoriamente su privatización y comenzaron a financiarse por su cuenta. Organizaciones como el IRA ó la ETA pertenecerían a este grupo. De hecho, cada vez que alguien se subía a un taxi en Belfast, estaba financiando al IRA sin saberlo.

Pero al gran cambio sucedió, por supuesto, con la globalización y la desregulación, cuando las armadas pudieron conectarse entre sí, incluso financieramente. Es en ese momento, que observamos el nacimiento de la organización armada Al Qaeda. Esta es una organización capaz de recaudar dinero más allá de las fronteras. También es capaz de realizar ataques en más de un país. Es en estos tiempos cuando la política pierde el control sobre la economía, y la economía se vuelve una fuerza subterránea que trabaja en nuestra contra. Esto ha sucedido en otros momentos de la historia. Ella calculó cuán grande era ese sistema económico internacional del crimen, terror, y economía ilegal antes del 11-S. Y le da la impresionante cifra de 1.5 billones de dólares. No mil millones, sino billones. Esta cifra es aproximadamente el doble del PBI del Reino Unido y pronto será más. Después del 11-S, esta situación cambió debido a que George Bush lanzó la guerra contra el terrorismo. Parte de esta guerra contra el terrorismo, fue la introducción de la Ley Patriótica, una ley que reduce considerablemente las libertades de los estadounidenses con el fin de protegerles contra el terrorismo(…) Lo que hizo esta ley fue prohibirles a los bancos estadounidenses y extranjeros registrados en EE.UU. negociar con empresas ubicadas en paraísos fiscales. Cerró la puerta entre el lavado de dinero en dólares y la economía estadounidense. También otorgó a las autoridades fiscales el derecho de monitorear cualquier transacción realizada en dólares en cualquier parte del mundo(…) La gente simplemente movió sus actividades de lavado de dinero fuera de los Estados Unidos hacia Europa. ¿Por qué sucedió esto? Porque en Europa no se había introducido ninguna legislación similar. En sólo seis meses se convirtió en el epicentro de las actividades de lavado de dinero del mundo. Hasta que en Europa también propugnaron leyes que impidieran el lavado de dinero. Son así de increíbles las relaciones entre el mundo del crimen, el mundo del terrorismo, y nuestra propia vida.
Hoy en día con los atentados suicidas, pueden hacer increíbles destrozos económicos y morales. Piensen también en el terrorismo que a veces traspasa las conexiones en Internet(…).
Termina por afirmar Loretta.

Wadah khanfar, cubrió la guerra de Afganistán durante diez años de los cuales, el cambio provocado por la intervención extranjera generó circunstancias aún peores para la gente y profundizó el sentimiento de parálisis e inferioridad, en esa parte del mundo(…) Durante décadas hemos vivido bajo regímenes autoritarios en el mundo árabe, en Medio Oriente y en los últimos 40 se han visto casi los mismos rostros en los reyes y presidentes que nos gobiernan: son viejos, ancianos, autoritarios(…) Entreví actos de corrupción en los regímenes que nos rodeaban. Y por un momento me pregunté si viviríamos para ver un cambio real en el terreno, un cambio que no viniera de la intervención extranjera, mediante la miseria de la ocupación que agudizaría el sentimiento de inferioridad. Esto es lo que sucedió en Túnez. En cuestión de días el régimen tunecino que invirtió miles de millones de dólares en organismos de seguridad, para –intentar evitar- el colapso. Personas inspiradas salieron a la calle a hacer escuchar sus voces arriesgando sus vidas. Los organismos de inteligencia quisieron arrestar a la gente. Pero se encontraron algo llamado Facebook, y algo llamado Twitter. Disgregaban estos temas diciendo: -Estos chicos están descarriados-. Por eso pedían a sus padres que salieran a las calles a buscarlos para traerlos de vuelta. Pero estos jóvenes han sido inspirados en valores universales que son lo suficiente idealistas para imaginar un futuro magnífico, al mismo tiempo que realistas equilibrando la imaginación con un proceso que excluya la violencia, sin intentar crear caos. Esto es lo que sucedió en Túnez(…).

Esta es una nueva generación bien educada, conectada e inspirada en los valores universales es la que ha generado una nueva realidad. Han encontrado otra manera de expresar sus sentimientos y sus sueños. Durante esos días devolvieron la confianza a esa parte del mundo dando un nuevo significado a la libertad y el poder porque no hubo violencia, no pasó nada. Sólo piden ver un final(…) La élite corrupta de esta región ha perdido hasta el poder del engaño. No podían, y no pueden imaginar cómo hacer frente a esta realidad. Han perdido, se han distanciado de sus pueblos, de las masas, y ahora vemos como se desploman una tras otra(…).

Y si queréis un ejemplo real, de una persona real, que trabaja y lucha en nuestro mundo real. Uno de esos “maestros” con la habilidad de hacer lo correcto y mostrar un camino de sabiduría práctica, humana, ése camino es el de Inge Missmahl. Psicoanalista y directora de Caritas en Alemania, presentó un proyecto arriesgado. Se fue a vivir Afganistán en 2004 y nos explicó: Las personas traumatizadas pierden fácilmente el control, los síntomas son hiperexcitación y retrospectivas de la memoria, las personas viven en temor constante de que esos sentimientos horribles de ése evento traumático, vuelvan a producirse. Pierden el control. Intentan desesperadamente restaurar el orden y la normalidad(…) Y si no logramos cortar este círculo de violencia se transferirá a la siguiente generación, sin lugar a dudas. Y en parte esto ya está sucediendo.
Todos necesitan un sentido para el futuro. Afganistán es uno de los países más pobres del mundo, y el 70% de la población es analfabeta. La guerra y la desnutrición matan a la gente y sus esperanzas(…) Pero lo que quizá no sepan, es que la edad media de los afganos es de 17 años, lo que significa que crecen en un entorno de 30 años de guerra. Nadie puede sobrevivir sólo. Y menos si eres afgano, pobre, con un gran sentido de la familia y por ello, un gran sentido de la vergüenza, esos sentimientos te aíslan y hacen que pierdas la noción de dignidad(…).
La clave aquí es la empatía. Alguien tiene que ser testigo de lo que te sucedió. Alguien tiene que sentir lo mismo que tú sentiste. Por ello pensé en un programa de orientación. Pero claro, necesitaba ayuda y financiación.
Cuenta que una tarde estaba sentada junto a un caballero muy agradable en Kabul, éste le preguntó que pensaba que sería bueno para Afganistán. Le expliqué rápidamente que quería que entrenáramos a 30 mujeres y hombres afganos y abrimos 15 centros de asesoramiento en Kabul. Teníamos un cartel pintado a mano. Teníamos 45 por todo Kabul. Vinieron 11.000 personas o más(…) Y el 70% recuperó su vida. Fue un momento emocionante el desarrollar esto con mi maravilloso equipo afgano. Y está trabajando conmigo hasta hoy.

En la novela Empezó en Portobello Road, condensé un pequeño mundo ficticio que nos pone en alerta. Los personajes quieren actuar, participar de su sociedad, descubren al héroe moral que llevan dentro. Estamos acostumbrados a que nos den noticias sobre terrorismo como si fuera algo normal y no lo es. No es normal pensar en formas de aniquilar y enriquecerse por el camino. Por ello al escribir esta historia, no dejaba de repetirme, necesitamos maestros sabios (en el sentido ilustrado de la palabra), necesitamos que las personas que más influyen, además, tengan habilidad para hacer lo correcto. Las personas sabias a mi modo de ver, saben improvisar, saben cuándo y como imponer las reglas porque su sabiduría depende de la experiencia que recogen del contacto diario con personas humanas, atendiendo problemas humanos.

Si te gustó o te pareció útil, no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.

Entrevista de “Un idioma sin fronteras” en rtve.es

Un idioma sin fronteras, a partir del minuto 24, una entrevista realizada por Marcela de Radio Exterior de España

Reportaje en diario Sur Málaga

Reportaje Diario Sur Málaga escrito por Marina Martínez. Tengo que confesar que me encantó, parecía haber sido escrito por una amiga y lo cierto es que no habíamos hablado con anterioridad 

Si te gustó no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.