saragarciaperateblog

Un blog que construyo dirigido a encaminar lecturas para mis hijos sobre los verdaderos influencer en ciencia, sociología, literatura, poesía.

Categoría: Artículos de Sara Página 2 de 3

Praga

¿Qué podía hacer Sofie, una joven que necesitaba huir de sus sentimientos y de las palabras; aquellas repetitivas, carentes de contexto por no ir acompañadas de los actos necesarios para cumplirlas?

Refugiarse trabajando en la ópera de Praga:

A las puertas de la Opera Estatal de Praga una impaciente Sofie esperaba su oportunidad. Hacía algunas semanas que una idea le rondaba la cabeza, se trataba de algo importante y buscaría respuestas entre personas ajenas. Se decidió una tarde que aún lloviendo esperó a que se abrieran las puertas que la dejaran entrar. Un mujer casi anciana, de rostro bondadoso le preguntó: -¿Por qué estás esperando, hace frío, no quieres volver mañana?

-Me llamo Sofie y si me da unos minutos prometo no volver a molestar. Necesito que me escuche.

-Pasa hija, que te estoy viendo hace unos días. Siéntate con esta taza de té caliente para que me expliques que puede haber tan urgente que no pueda esperar a mañana.

-Se lo ruego, no se ría, soy muy desgraciada y necesito un trabajo aquí, y sólo aquí en el teatro.

-¿Qué te trae a mis puertas con tanta desesperanza?

-Un fantasma señora, pero si tiene la bondad de esperar mi relato prometo intentar no defraudarla. Vivimos tiempos difíciles pero la ópera es de todas las artes, la más sublime. Daba sorbos lentos, sosteniéndola con ambas manos. La mirada perdida, hablando para sí continuó: verá señora, desde la primera vez que tuve la oportunidad de asistir a uno de sus brillantes espectáculos pude apreciar la grandeza que acumulaba, fue cuando me reveló que la ópera es la máxima expresión de la belleza antes de que el drama lo colapse. La anciana contenía la respiración, y Sofíe al ver su mirada atenta se decidió a continuar. Estás sentado en tu butaca, repleto de expectación, los ruidos detrás del escenario, notando cómo todos los espectadores y cantantes coinciden en la misma ilusión, la ilusión del verdadero amor. Se apagan las luces, el director golpea suavemente su atril para llamar la atención de los músicos, y la música aparece acariciando nuestras mentes, en delicados compases que de tanta unión, tu cerebro pasa a no distinguir y aparecen, las señoras con los más fastuosos trajes y los caballeros, acompañan los movimientos haciendo ondear sus capas dando comienzo al juego. La voz flota y resbala como el aceite en el agua, la reverberación te hace sentir como la tormenta después de una fiesta, como el cristal de un brindis en las copas de champán al chocar. Así voy por la vida, saltando de nota en nota intentando sostener un La. El compás va crepitando como un fuego que por siempre habrás de azuzar. Soy esa bailarina que de puntillas gira enloquecida como si al sonido se le pudiera abrazar, como en un tornado que pasa sin permiso y llegando hasta el final, consiguiera atravesarlo. Soy la llama que a su imagen creó porque deseaba que por él brillara. Así voy hasta su sueño deseando penetrar su alma teñida de sangre en su drama pero con la blanca transparencia del agua que gime acompasada colándose por los poros del odio. Soy esa lucecita que espera incandescente, que espera que un día no sólo la miren sino que la vean sin que la soledad estorbe. Aquella que apreciándola deseas más allá de las contingencias.

Así sonaban sus notas en el silencio de la escala musical.
-Vamos señorita, no puede ser tan grave, seque sus lágrimas y vuelta a su casa que con la luz del nuevo día su fantasma habrá de marcharse.

-No tengo donde ir, todo aquello que con armada paciencia creí lograr, se ha desmoronado y siento que no ha servido para nada.

-¿Por un fantasma?

Continuar leyendo en Praga

Se abre esta antología sobre Praga con una de las autoras y traductoras checas contemporáneas más destacadas, Monika Zgustova, a quien, además de leer en el diario el País leemos en sus novelas y en las traducciones que ha hecho de autores como Bohumil Hrabal, Kundera, Václav Havel, Jaroslav Hasek y Jaroslav Seifert, entre otros. Hay un bloque de autores clásicos que tuvieron a la ciudad de Praga como inspiración. Son relatos llenos de vivencias de autores como Alois Jirásek, Karel Capek,Gustav Meyrink, Arkadiy Avérchenko, Jan neruda, Rilke, Guillaume Apollinaire, Zweig y el imprescindible Franz Kafka. Y, como es norma en M.A.R. editor,junto a los mejores escritores de los últimos doscientos años, se unen autores contemporáneos que luchan por dar a conocer sus obras y que aportan nuevas visiones sobre Praga y sobre el hecho creativo: Miguel Angel de Rus, elena Marqués, Joan Llensa, Manuel cortés Blanco, Sara García-Perate, Álvaro díaz escobedo, Juan Vivancos, Francisco J. Peña, Cristina Ruberte París, José Luis Ordóñez, Andrés Fornells, Charo Martínez, Francisco José Segovia, Raquel Taranilla, Helga Martínez Pallarés, Guillermo Sastre –que además es el autor de la portada- Praga nos invita a percibirla, a intuirla, buscando las rutas kafkianas y otras, que no son necesariamente las que nos ofrecen. Porque esta ciudad y la literatura, son páginas e historias que van construyendo, esa ciudad literaria y real llamada Praga.

Del prólogo de: Pedro Antonio Curto

Si te gustó, no dejes de compartirlo para que todos puedan también disfrutarlo. Gracias por tu atención.

Viena

Un joven rey; apuesto, de extraordinaria sensibilidad y una madurez intelectual que le llevó a luchar hasta el último momento de su vida por inculcar más cultura, música, arquitectura y poesía a un imperio que sólo hablaba de alianzas y conquistas. Estoy hablando del joven Luis II de Baviera, hijo de Maximiliano II que muere en 1864 dejándole a sus 18 años, al frente del reinado de Baviera. ¿Qué secreto se llevó el mismo día que murió hundiéndose en su lago de los cisnes? Un monarca que al ser recordado por el propio Canciller Otto Eduard Leopold von Bismarck-Schönhausen en su volumen I de «Pensamientos y recuerdos» dijo:

Era un monarca con ideas claras, con un sentimiento patriótico alemán, preocupado por los principios avanzados de la constitución de su país y por el que nunca dejé de sentir admiración.

Aquel 27 de enero de 1867 se fijaba su compromiso con Sofía Carlota, hermana de Elizabeth, aquella hermosa y firme emperatriz de ojos miélasenos cuyo nombre trascendió como Sissi.

Luis se sintió profundamente atraído por su belleza y personalidad enérgica, desafiante para la época y se conocían desde niños (…). Sus lágrimas dejaron traslucir una verdad que daría lugar a una entrañable y carteada amistad.

El detonante que hizo que indagara en su fascinante vida, fue en realidad un retrato al óleo en la entrada del palacio Linderhof, seguramente realizado poco después de su coronación. Fui secuestrada en la intensidad de la pintura, como si conservara intacta la energía de sus emociones suplicando o solicitando su debida justicia. Fue amor a primera vista hace ya unos cuantos años.

Los hechos históricos, son en principio solamente eso, hechos. Pero cuando el historiador se adentraba en la intensidad de la personalidad, advertí que aquel dulce monarca había sido víctima de la tergiversación de sus propios sueños. Circunstancias que me llevaron a componer este relato para obligarme a fijar los detalles de aquellas vidas, escribir toda sacudida a mi espíritu para que con el pasar de los años, mis propios ojos e imaginación, revivieran a través de las palabras el despertar de sus recuerdos, volar con el tacto de sus ideales y volverlos deseos. Su urgente amor a la vida me inspiró el poema que encontraréis en «El verdadero secreto de un rey». Aquí os dejo algunos fragmentos extraídos del relato:

Llenar una vida de belleza, cambiando la lucha por poesía y la ligereza por música verdadera. La hipocresía por ornamentos que perdurasen y cuyo esplendor borrasen la inconsistencia de un tiempo desperdiciado en falsas uniones que no educaban al pueblo, sino que lo cegaban aún más en su propia incultura de ballestas y escaramuzas de campo (…).

Aguantaban los comentarios porque su mente permanecía abstraída en el estrato más profundo de la razón. Allí planeaban lo inimaginable y alcanzaba la perfección (…) Sus sueños eran interpretados por los mejores artesanos, pintores, orfebres, que a su vez, doblaban esfuerzos en complacer la mente privilegiada de su admirado rey o emperatriz. Por eso descansaban en sus quimeras románticas, porque sus ideas originales seguían el curso del buen arte y una hábil ejecución (…)

Sentí como si el mismísimo Keats pusiera las palabras a los silencios embarazosos que a menudo llenaban los largos paseos alpestres en un sinuoso juego de jardines, de setos entrecortados en las cercanías del palacio Linderhof, un bestial ramaje en las frías lontananzas de pérdidas en desvaríos disfrazados de épocas pasadas cuyos recuerdos añorados cristalizaban en lágrimas internas (…).

Pero era capaz de ver a esa bella pareja desbordada en sentimientos, emerger como Lohengrin, con la convicción momentánea de que todo es posible, sólo bastaba plasmarlo en palabras, que aunque no pudieran ser grabadas, llevaban la impronta de un deseo casi alcanzable y por el que estaban dispuestos a morir (…).

En el salón de los espejos esperaba un impaciente Luis II a su prima Elizabeth, enfundando en una fastuosa capa de terciopelo azul eléctrico, jugueteando con su imagen ante ellos, creando todos los personjes posibles hasta encontrar uno que satisficiera a tan hermosa dama, y disipara las lágrimas que vio verter aquél fatídico día de su compromiso (…).

He consentido en salir puesto que mi esposo se halla centrado en asuntos que requieren de su diligencia, para proponerte un día de aventura, de caminatas y cuentos donde los relatos que propongamos sigan en los cantares de aquellos pájaros que decidan acompañarnos, sólo servir a la belleza de los pensamientos que iremos convirtiendo en propias fantasías (…).

Sí, ese fue su verdadero secreto. El amor que sentía por el músico Richard Wagner, era equivalente al que le despertaba la poesía de Schiller. Amar a su prima; Emperatriz de Austria y Reina Consorte de Hungría, casada, fue su apuesta realmente arriesgada.

Sólo me queda destacar, que en Viena encontraréis diversas y emocionantes historias junto a lo que M.A.R Ediciones ha considerado como autores actuales de gran interés: Joaquin leguina, Anunciada Fernández de Córdoba, el Vizconde de Saint-Luc, Julio Fernández Peláez, Andrés Fornells, Elena Marqués, Joseba Iturrate, Francisco José Peña, Isaac Belmar, Carlos Ortiz Zárate, Paloma Hidalgo, Juan Vivancos, Fabricio de Potestad, Miguel Ángel de Rus y una servidora.

Si te gustó, no dejes de compartirlo para que todos puedan también disfrutarlo. Gracias por tu atención.

¿Quién controla el mundo? ¿Cómo están organizados?

Si hacemos un breve recorrido de la historia, para mí, hay una pregunta que prevalece sobre las demás en nuestras conciencias ¿Cómo países tan pequeños fueron capaces de conquistar continentes completos? La respuesta que encontramos en los historiadores es, que nosotros fuimos los que aportamos las instituciones y la democracia que hizo posible su desarrollo. Pero mientras los países civilizados malgastábamos la ideología de la democracia, fuimos quedándonos con sus tierras y recursos y la cultura no pasó a formar parte del global conquistado, era un poco como las maniobras que algunas religiones han utilizado también en el transcurso de los tiempos; crear atmósferas de miedo controlables por unos pocos y escaso progreso en cuanto a la incremento del florecimiento intelectual. A pesar del tiempo, las guerras e inevitables rencillas que encontramos en cada historia del ser humano, hemos sido capaces de innovar tanto como para tener carreras espaciales. ¿Por qué les cuento esto? Porque soy de esas personas que cree que ciertas normas y leyes son posibles si se hacen obligatorias para todo el mundo. Por ello, cuando me involucraron en este proyecto, aunque al principio no era capaz de vislumbrar el objetivo total ya que cada uno desarrollaba su parte de la historia de manera particular, sí comprendí que cuando tienes que indagar en todos esos grupos terroristas, sus células en activo o revolucionarios con mayor o menor causa, cuando profundizas en sus historias, vivencias y luchas, comprendes que si queremos luchar por unos valores universales, ellos también entran dentro de la categoría, y lograr que abandonen una lucha armada sólo se consigue con verdaderos ejemplos desde unos valores democráticos exentos de corrupción.

Singer (profesor de la universidad de Harvard) dice:

si nos encogemos de hombros ante el sufrimiento evitable de los débiles y los pobres, de los explotados y los estafados, o de quienes no disponen de lo suficiente para vivir con decencia. Si decimos que así es como funciona el mundo y que siempre va a ser así, y que nada podemos hacer al respecto, no formamos parte del modelo de construcción de una sociedad mundial.

Chomski (famoso lingüista, filósofo y activista profesor emérito de Lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y una de las figuras más destacadas) en su libro Ilusionistas habla de una visión de:

un orden social futuro que se basa en un concepto de naturaleza humana con características para el desarrollo intelectual, el crecimiento de la conciencia moral, los logros culturales y la participación de una comunidad libre. El ser humano dotado innatamente de un deseo de comunidad y de una inclinación hacia la expresión libre y creativa. Ello mantiene la esperanza de una sociedad organizada mediante la cooperación y la productividad natural, y no mediante el control jerárquico y las ansias de beneficio.

¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida,
como si fuera un promontorio o la casa de uno de tus amigos o la tuya propia.
cualquiera me afecta
porque me encuentro unido a toda la humanidad.
Por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

Pinker (psicólogo experimental, científico cognitivo, lingüista y escritor canadiense. Es profesor en el Harvard College) afirma que:

los alineamientos políticos tradicionales deberían cambiar a medida que descubrimos más sobre los seres humanos. Las ideologías de izquierda y la derecha se configuraron antes de Darwin, antes de Mendel, antes de que alguien supiera qué es un gen, una neurona o una hormona. A Todos los estudiantes de ciencias políticas se les enseña que las ideologías políticas se basan en teorías de la naturaleza humana.

Si retomáramos el argumento desde la posición de un Neurocientífico como V.S. Ramachandrán, les diría que:

las filosofías e ideologías han sido posibles gracias a nuestras neuronas espejo, que son las encargadas de originar la empatía y que no necesitemos 3 mil años de evolución para interiorizar cualquier concepto de aprendizaje porque la aparición de la cultura y la civilización es exclusiva de los seres humanos.

Porque como afirma el físico teórico James B.

“También existe una fuerte convicción, que comparto, de que una mala economía o demasiado simplista y optimista ayudó a crear la crisis”. Pero existe una solución interesante que se deriva de lo que se conoce como ciencia de la complejidad. Porque en realidad no comprendemos cómo la complejidad que se relaciona con nosotros, la que nos rodea. Y resulta que aquello que exteriormente parece ser un comportamiento complejo, en realidad es el resultado de unas pocas y simples reglas de interacción.  Observar las redes de propiedades puede en realidad brindar respuestas a preguntas como: ¿Quiénes son los jugadores claves? ¿Cómo están organizados? ¿Están aislados? ¿Están interconectados? ¿Cuál es la distribución general del control? En otras palabras, ¿Quién controla al mundo? Creo que esta es una pregunta interesante porque tiene implicaciones en el riesgo sistémico. Es una medida de profundización sobre cuán vulnerable es el sistema en general.

El alto grado de interconectividad de los principales jugadores en el núcleo podría representar un importante riesgo sistémico de la economía global (y nosotros pudimos reproducir fácilmente la red de TNCs con unas pocas y simples reglas) porque se extiende como una epidemia. Esto significa que su estructura es probablemente el resultado de la autoorganización que es una propiedad emergente que depende de las reglas de interacción del sistema.

Las ideas relacionadas con finanzas, economía, política y sociedad a menudo están contaminadas con las ideologías personales de la gente. Realmente espero que esta perspectiva de la complejidad permita que se encuentre alguna afinidad. Sería grandioso si esto tuviera el poder para ayudar a eliminar el estancamiento creado por las ideas opuestas que parecen estar paralizando a nuestro mundo globalizado. La realidad es tan compleja, que necesitamos separarnos de los dogmas.

 Si te gustó o te pareció útil, no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.

Las profesiones de nuestro futuro inmediato

Desde que era joven nunca dejé de escuchar la frase “no hay trabajo para las nuevas generaciones, son tiempos difíciles”. En aquella época no vivíamos la situación económica que nos aprieta hoy (el Estado no se hallaba tan endeudado, menos desempleo) pero el sentir era muy parecido. Tampoco gozábamos de la cooperación multitudinaria ofrecida tanto por las redes sociales como la información que hoy encontramos en internet. Para no ahogarnos en el mar de información, he decidido aportar mi reflexión documentada a través de este artículo sobre las posibilidades “reales” que el mundo de hoy ofrece.

Estamos inmersos en lo que Harvey Fineberg define como neo-evolución. Somos criaturas biológicas y lo que podamos hacer con nuestro futuro y el de nuestros hijos pertenece a la revolución genómica, proteómica, metabólica y todas esas “ómicas” que suenan fascinantes para las donaciones y los planes comerciales. Estamos usando la tecnología para acelerar la evolución. Aunque no nos queda claro hacia dónde nos va a llevar, sí estamos inmersos en algunos de esos cambios (medicina preventiva, la farmacología y la idea de escoger los genes conforme empecemos a entender qué dicen los genes sobre quienes somos). Tema del libro “Rediseñando a los humanos” de Gregory Stock. Incluso otro inventor Craig Venter reveló en 2010 la primera célula sintética, a partir de un código digital en el ordenador. El lo resumió:

El experimento nos ha llevado 15 años en comprender la vida en su forma básica, pero esto va a ser un conjunto muy poderoso de herramientas que ya estamos comenzando a usar en formas numerosas.

Novartis entre otros, están inmersos en esas herramientas de ADN sintético para quizás lograr esa vacuna de la gripe que tú podrías recibir el próximo año. Tenemos a Syntetic Genomics trabajando en problemas del medio ambiente (derrame de petróleo en el Golfo). No podemos ver el CO2, dependemos de medidas científicas para ello (…) Tenemos inteligencia artificial, biotecnología, neurociencia (…) Para acercarnos a cualquiera de ellas, necesitaremos un mayor conocimiento de las matemáticas prácticas, lenguaje de programación y psicología aplicada. Como apunta Geoffrey Watson en referencia a la curva exponencial de crecimiento de nuestras ciudades.

Todas las curvas en economía nos llevan hasta el colapso, hasta que surge la innovación y vuelve el crecimiento. Eso nos obliga a ir más y más rápido en la creatividad. Resulta extraordinariamente sencillo que cada subsistema, cada célula, cada gen, ha evolucionado en su propio nicho ambiental, creando su propio ecosistema y propia historia única. En biología existe esa sorprendente economía de escala representada en una línea ascendente de la que extraemos los datos matemáticos (…) eso hace que también exhiba una regularidad extraordinaria en los detalles y la razón de esto son las redes, toda la vida está controlada por las redes; desde las íntercelulares a las multicelulares hasta el nivel de ecosistema y tomando el concepto biológico cuantificable y universal, lo extrapolamos a lo cotidiano, éstas escalas con sus restricciones se cumplen y luego el ritmo de vida decrece. Pero son necesarias para solucionar aquellos problemas entrópicos.

La humanidad va a recorrer ese camino y lo va a hacer porque como humanos que somos, queremos mejorar nuestras vidas de una forma u otra. Nuestra salud, nuestras vidas, nuestro futuro y el de nuestros hijos dependerá de la elección de recorrer o no ese camino. Tucídides dijo en el 430 a.c.

los más valientes son aquellos que tienen una visión más clara de lo que les espera, gloria y peligro por igual, y aún así avanzan y lo enfrentan.

La BBC realizó una encuesta en 2010 sobre cuáles serán las profesiones del futuro aventurando unas top 20 (copio textualmente):

-Fabricantes de partes del cuerpo. La medicina regenerativa ya está dando sus primeros pasos. En el futuro necesitará personas que combinen cualificaciones médicas, de robótica y de ingeniería.

-Nanomédicos. Permitirá una medicina mucho más personalizada, donde los fármacos se administran al lugar dónde se produce la enfermedad. Se necesitarán personas con formación en biomedicina, biotecnología, física o robótica que sean capaces de administrar los tratamientos en el pequeñísimo nivel subatómico de la «nanoescala».

-Farmagranjeros. Conocimientos farmacéuticos que permitan modificar genéticamente las plantas, de forma que los cultivos puedan producir más cantidad de alimentos con mayores cantidades terapéuticas y proteínas. Las posibilidades del futuro incluyen tomates que sirven como vacunas o leches terapéuticas.
-Especialistas médicos en la tercera edad. Quienes sepan cómo tratar a la tercera edad y prolongar su vida activa durante más tiempo tienen el futuro asegurado. No sólo en cuestiones médicas, sino también en temas como la salud mental, psicología o ejercicio físico natural.
-Cirujanos para el aumento de la memoria. Parece ser que en el futuro se podrá implantar un chip que haga las veces de disco duro del ordenador humano y almacenar allí todas las memorias que el ser humano no es capaz de retener. Serán necesarios cirujanos que sepan llevar a cabo la operación.
-Experto en ética científica. A medida que la tecnología y la ciencia se integran más en el día a día a través de la nanotecnología, la proteinómica (estudio de todas las proteínas del cuerpo humano) o la genómica, muchos más debates sobre el posible uso maléfico de las tecnologías coparán los debates sociales. Serán necesarias personas que conozcan todas las ciencias. El futuro no planteará tanto la cuestión de «¿Se puede hacer?» como la de «¿Está bien que se haga?».
-Arquitectos, pilotos o guías turísticos… espaciales. Se necesitarán pilotos capaces de dirigir las naves espaciales y diseñadores que permitan ajustar el espacio fuera del planeta Tierra.
-Granjeros verticales. El futuro de la producción agrícola es vertical. Cada vez se escucha más la idea de una ciudad contenida en un solo edificio, probablemente un rascacielos de pisos ilimitados, donde la comida se cultiva en las distintas plantas de un edificio. Es más económico y más ecológico.
-Especialista en reversión de cambio climático. Habrá cada vez más demanda de profesionales que sean capaces de revertir los efectos más devastadores del fenómeno: personas con capacidad de aplicar soluciones multidisciplinares, como construir paraguas gigantes para desviar los rayos del sol.
-Vigilantes de cuarentenas. Las amenazas incumplidas que trajo consigo la gripe porcina dan cuenta de la importancia de tener más profesionales capacitados para luchar contra las epidemias. Si un virus se esparce de forma fulminante habrá pocos países, enfermeras y personas preparadas.
-Policía del clima. Con cada vez más países tratando de «provocar» ciertos fenómenos meteorológicos, serán necesarias figuras que salvaguarden internacionalmente la cantidad de cohetes con yoduro de plata que se envían a la atmósfera.
Abogados y profesores virtuales. Se espera que crezcan los conflictos sobre derechos de propiedad y descargas de internet, y la educación a distancia a través de la red.
-Ingeniero de vehículos alternativos. Coches eléctricos o de hidrógeno, pero quizá la posibilidad de los coches que vuelan o que van por debajo del agua también requieran de cualidades técnicas y profesionales formados en distintos ámbitos de la ingeniería.
-Periodistas de audiencias segmentadas. Se acabaron las audiencias globales y los programas dirigidos a millones de personas. El futuro está en la especialización y los periodistas se dirigirán a audiencias pequeñas.
-Desechador de datos personales. Personas especializadas se dedicarán a destruir los datos e información delicada que deberán retirar de forma segura para que no sean objeto de ciber-ataques.
-Organizadores de vidas electrónicas. La cantidad de información será tan desbordante que serán necesarios especialistas en organizar la vida electrónica: leer y archivar el correo electrónico, asegurar que la maraña ingente de datos estén ordenados de forma coherente, manejar tarjetas de crédito y e identificación electrónica.
-Inversor/agente de tiempo. El tiempo más que nunca será un valor en alza. Será necesario alguien que sepa administrarlo de forma efectiva y sacarle beneficio. Ya existen bancos de tiempo, de ahí a que existan inversores o brokers que lo comercien, sólo hay un paso.
-Agentes de redes sociales. Para que nadie se sienta excluido de las redes sociales se formarán personas dentro del ámbito de trabajo social, cuya función será facilitar la integración de los individuos en las redes.
-Gestores personales de marca. Ya vivimos en una sociedad obsesionada con las marcas. La del futuro enfatiza su necesidad creando una figura que se dedica a gestionarlas. ¿Qué personalidad proyectas en Facebook, Twitter y tu blog? ¿Qué valores personales quieres añadir a tu imagen? ¿Son consistentes con tu verdadero yo?

Seguro que se están preguntando ¿Cómo me pongo al día? Creo que la palabra apropiada sería “desaprender” para volver a aprender de una forma más eficaz. Internet nos ofrece las posibilidades impensables de hace algunos años; herramientas de aprendizaje, comunicación y reconversión, pero no olvidemos, que ningún concepto se interioriza sin la buena lectura de un libro dedicado al tema que nos inquiete. James Russell Lowell lo expresaba de esta manera:

Los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra.

Ahora también podemos intercambiarlo todo. Por eso nuestros jóvenes, nuestros hijos, disponen de un equipo impagable para enfrentarse con la maldición que arrastramos generación tras generación. Pero hay algo, más allá de la preparación, que ya se les está exigiendo y esa es, y deberá ser, la flexibilidad y las priorizaciones. Hacerlos conscientes de que realizarán otras labores “momentáneas” que les ayudarán a lograr su objetivo, es decir, tendrán que trabajar quizás en lo que menos les guste, mientras por la noche tejen sus sueños igual que hemos tejido los nuestros. Que los jóvenes pregunten a diferentes individuos dedicados o no a profesiones creativas, cuántos trabajos diferentes realizaron a lo largo de sus vidas. A cualquiera de ellos, qué tuvieron que hacer para crear sus propios espacios de libertad. Pregunten, si dejaron de estudiar o leer porque ya se habían licenciado. Antes, nadie quería las carreras largas porque “había que estudiar mucho” y muchos padres no explicaban que en realidad, no deberíamos dejar de estudiar nunca más. Hay que aprender a gestionar el futuro. Estamos dentro de un tren en el que la ciencia lleva la delantera, los jóvenes serán los partidarios de subirse a él en marcha, pero los demás no deberíamos dejar que únicamente nos pase por encima. Manteniendo el interés por la vida en sí, expandiremos nuestra autoconsciencia y todo se volverá más accesible para generar nuestras herramientas de simplificación. Sin olvidar aplicar la sabiduría que en las palabras del astrofísico, Michio Kaku, en su libro «La física del futuro» define del siguiente modo:

La sabiduría es la capacidad de identificar las cuestiones fundamentales de nuestro tiempo, analizarlas desde muchos puntos de vista y luego elegir el enfoque que sirva para ciertos objetivos y principios nobles. Sin sabiduría ni perspicacia, estamos destinados a vagar sin rumbo ni objetivo, con sentimiento hueco después de que la novedad de una información ilimitada se desgasta.

De esta manera no cumplir la profecía de Isaac Asimov.

El aspecto más triste de la sociedad actual, es que la ciencia es más rápida adquiriendo conocimientos que la sociedad adquiriendo sabiduría.

Por último, mencionar las Open University, florecen cada día más, ofreciendo múltiples posibilidades de lograr un aprendizaje a nuestra medida, la mayoría de las conocidas universidades en todo el mundo disponen de cursos gratuitos (España va pasito a pasito, pero introduciéndose) tarea que obrará un papel definitivo en nuestra forma de acceder a una educación más universal. Y todo esto deberíamos aplicarlo con ética, sin olvidar la compasión.

Para los más escépticos, os dejo este enlace de ofertas de trabajo relacionados con el tema que he desarrollado.

Si crees que puede ser útil, no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.

Y qué sabrá una escritora de economía pero…

Aquellos primeros en arriesgarse a hablar y derribar las barreras, son los que verdaderamente hacen tambalear lo grandes sistemas, hacen que sus políticas dejen de funcionar porque no hay sistema de financiación a gran escala. Aquellos, que con un mínimo de valor interior, consiguen romper las reglas aunque paguen caro frente a los que no entienden y gasten los demás en críticas, son los demuestran encontrar un sentido que logre a todo el mundo contagiar, contagiar con un verdadero motivo para alcanzar una próxima meta.

Llevamos décadas observando potentes estructuras que se levantan desafiando al suelo y que formando conjuntos de grandiosidad te llaman a fijarte en los detalles, dando aspecto de modernos trípticos ocupados por centenares de mesas, ordenadores que son estratificados, organizados en millares de compartimentos en los que convertidos en hormigas con el mismo color y asepsia de razón, nos diluimos en silencio cooperando en un mismo secreto, el secreto inexistente pero adorado, el poderoso Dios del Dinero. Pero su monumentalidad nos susurra; es el artificio de la expresión de la inexistencia.

Y se alzaron los artistas: los primeros arquitectos, médicos, científicos, escultores, filósofos, poetas, pintores que sabían que lo sublime lo encontrarían en sus memorias, pusieron al servicio sus mentes, los valores surgieron para provocar el cambio de perspectiva, un reencuentro con el virtuosismo de nuestra escondida naturaleza. Su nacimiento, aquél, que sólo podía surgir en la ausencia de formas; cogieron sus pinceles, materiales y sumando su experiencia del tiempo, moldearon nuevas ideas en las que debíamos trabajar para encauzar ésa perspectiva de cambio, originaron lo concreto.

No hay que se experto para entender lo que aquí se trata de vencer: la esclavitud autoimpuesta

Hemos seguido la ascensión de personalidades esperanzadoras a cuya llegada abren los ojos, porque su asesoramiento ya ha sido ocupado por la gran banca que realiza la real metáfora del intocable. Ya no queremos invertir el dinero que con el trabajo producimos y convertimos en bien. Cuando podemos acceder al producto ficticio, jugamos, llevando como usuarios inversores, el sistema a la quiebra. A los grandes centros financieros no les interesa la regulación porque simplemente mueven el capital de unos países a otros. Recordemos que gracias a la globalización, la pobreza mundial ha disminuido en 700 millones de personas. Pero ahora las deudas estatales deben ser recatadas y el FMI, Banco Central Europeo y otras entidades financieras, exigen garantías a sus gobiernos. ¿Por qué no aspirar a un sistema de financiación más justo? Hace unos 25 años la bolsa tenía un beneficio anual del 3% pero hoy no nos conformamos. Y no nos conformamos, porque también gastamos más de lo que ingresamos. La ley debería separar lo que son las entidades comerciales (son las que los usuarios utilizan para ahorrar y hacer crecer el dinero en porcentajes razonables) de los bancos puramente inversionistas, arreglados para aquellos que quieran seguir arriesgando su capital. Esta separación fue realizada en su momento por Roosevelt en los Estados Unidos, pero poco tiempo respetado ¿Cuánto tiempo se puede estirar la volatilidad? El New York Times, vaticina una era futura (aunque por el momento lejana) de trueque en materiales y conocimiento. No habrá dinero con qué pagar, sólo habilidades que intercambiar por alimentos o necesidades diarias.

Los escritores, periodistas, informadores, debemos utilizar las palabras para ayudar no sólo a informar, sino a centrar, debemos ofrecer las nuevas perspectivas y la reflexión.

En su día, otras palabras llevaron a personalidades emblemáticas como Abraham Lincoln, Roosevelt o Mahatma Ghandi a luchar por el valor de su propia nación, por la libertad real, por el sentimiento de la verdad que fue la motivación que inculcó a toda su gente, que salió realmente a trabajar, por el principio de que todas las personas son creadas iguales. No necesitamos más guerras que obliguen el declive, la deshumanización. Necesitamos volver a luchar por los valores universales que en su momento dieron pie a las democracias preocupadas por el bienestar social, necesitamos que los políticos encuentren su semilla que puedan hacer sembrar sin recurrir a las trampas. Necesitamos que en ellos, se pueda confiar a través de unas pruebas reales, demostrables.

Gobiernos éticos, para y por, todos los seres humanos.

Creo, necesitaríamos de un verdadero comité de transparencia que les exija.

Si te gustó o te pareció útil, no dejes de compartirlo. Gracias por tu atención.

Página 2 de 3

Funciona con Powered by WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: