saragarciaperateblog

Un blog para encontrarse con la lectura. Una visión del mundo sobre la que opinar, cambiar y experimentar.

Etiqueta: Libros Página 1 de 6

TED TALKS: GUÍA OFICIAL PARA HABLAR EN PÚBLICO

CHRIS ANDERSON HEAD OF TED

Quisiera estrenar este apartado hablando sobre alguien que me persuadió por completo dentro de su plataforma hace ya algunos años, aportado un mundo maravilloso de ideas que ha cambiado para siempre, la visión del mundo que me rodea. El libro lo encontré por casualidad esperando un avión. De esas largas esperas en las que remiras la librería del aeropuerto rogando internamente encontrar algo que te aporte mientras olvidas el tiempo que habrás de pasar. Personalmente, he sentido miedo atroz cada vez que me he tenido que enfrentar a un público. Fue por la responsabilidad de elegir bien los temas, las palabras, durante la etapa que duró mi trabajo en radio. Sentí una gran curiosidad por conocer las bambalinas del gran escenario TED.

Construir una idea o mas bien, aportar una idea que merezca la pena compartir abandonando la idea (valga de redundancia) principal del interés personal, es una empresa de aprendizaje que han interiorizado a la perfección los bestseller de las conferencias Ted. Es un trabajo que además, se construye a través de unos pasos bien concretos: son los que Chris Anderson nos abre de par en par a lo largo de todo este libro. Destacando lo más importante: tener una motivación que nazca desde lo más profundo de tu interior. Y detrás de muchas de ellas, hay una vida que ha merecido la pena compartir. Pero este es un libro que bien puedes aplicar a tu vida en muchos aspectos.

One of the best ways to disarm an audience is to first reveal your awn vulnerability. it’s the equivalent of the tough cowboy walking into a saloon and holding his coat wide open to reveal no weapons. Everyone relaxes.

Chris Anderson
Head of ted

Parece algo sencillo mostrar vulnerabilidad y hacer que los demás se relajen, sin embargo es algo que hay que trabajar bajo otras técnicas que nos ayuden. Sí, la narración es su herramienta número seis. Conseguir la atención de alguien empieza por nuestros propios amigos, allegados. ¿Somos capaces de lograr que se interesen por aquello que tenemos que decir en el sentido que queremos decirlo? ¿Cómo provocas curiosidad?

This is often where the curse of knowledge strikes hardest. Every sentence in understandable, but the speaker forgets to show how they link together.(…)Equally important is the precise sequencing of sentences and concepts so that understanding can build naturally.

Chris anderson
head of ted

Pero aunque tuvieras esa idea magnífica, con las frases adecuadas en perfecta armonía, o fueras artífice de un gran descubrimiento de años de estudio o un sin fin de logros personales…tendrás que dejar a toda una audiencia, ¡sin respiración! Son palabras mayores. ¿Te preguntas sobre su espontaneidad? ¿Su conocimiento expuesto con esa fluidez que contagia tu entusiasmo? En definitiva…¿Cómo? ¿Cómo revelar, armonizar dejando esa imborrable impresión en menos de 15minutos? A lo largo de todo su libro va ejemplificando a través de sus protagonistas. Protagonistas reales que quisieron conseguir que su motivación trascendiera y lo lograron. Su cita sobre Jill Bolte Taylor.

Most of the big TED hits happened only because of the hours of prep the speakers put in. Jill Bolte Taylor, Whose talk about her stroke across the internet in 2008, told me:

I practiced literally hundreds of hours. Over and over again, even in my sleep a I would awake and find myself reciting the talk. Because the piece was so emotional for me, I would relive the morning of the stroke every time I shared the story. Because my emotion was authentic, the story was perceived as authentic, and we took the journey together.

chris anderson
head of ted

Por eso es tan importante probarnos a nosotros mismos en la vulnerabilidad, en ser aceptados o no frente a una audiencia que no está en un escenario o si, pero a la que tratamos con la frecuencia de los amigos. Estudiar y repasar días, porque le has dado valor a lo que querías decir, porque quieres despertar su curiosidad, porque en definitiva, tienes algo que merece la pena sea difundido. Sin duda requiere de toda una preparación mental. De una constancia a trabajar. Y termina su libro cuidando también los otros detalles que no deben dejar pasar por alto. Todo importa. Desde la elección de tu vestuario hasta el timbre de tu voz. El apoyo visual o no de tu oratoria. Tiene un apartado describiendo paso a paso cómo obrar para la ocasión según la personalidad.

Speak with meaning

It usually takes the speaker’s brain circuits more time to compose than the listener’s to comprehend (except for the complex explanation moments, where yes, you should slow down). If you speak at your normal conversational pace, it’s fine, the listener won’t mind, but if you go much slower than that, you’re inviting impatience room. Impatience is not your friend. while you’re enjoying the biggest moment of your life, the audience is slowly dying of word starvation.

Chris anderson
head of ted

Es tan práctico e interesante no solo por su contenido, sino por sus reflexiones pues como bien concluye, estamos ante la era del conocimiento, la era en la que urgimos creatividad, espontaneidad, significado. Porque muchos han alcanzado su propio capital intelectual que merece la pena sea ante muchos, compartido.

Tibet 1923: A journey to the Holy Land of the Buddha

I have immersed myself in researching the history of the Tibetan people to understand why the world chose to ravage them rather than defend them; to try to understand why the world remains indifferent to an invasion that was begun by, and largely provoked by, unchecked English ambition that had fuelled suspicion of its neighbouring countries since 1876, when an agreement forced Tibet to withstand wars and obliterating invasions that left them outside of the political arena.

Tibet paid very dearly for its naivety and genuine way of living by sharing, which the Western world saw as nothing but backwardness.

The thirteenth Dalai Lama, Thupten Gyatso, had a truly difficult time maintaining his priest-patron relationship with the Manchus, which had been deliberately muddied as a means of forcing him to survive among major powers, from which he hid away as a student of our modernity that is twisted by the encampments, the uniforms and the armies that thought of nothing but expanding their territories and becoming ever richer through international trade.

He had to submit himself to the modernity imposed by our great nations; he had to submit himself to our movements, as nothing more than another civilian. He was a chosen holy man who, instead of dedicating his time to sharing his wisdom, had to arm his ingenuous people and teach them to defend themselves with death. He taught them the avarice of our money, forcing him to create an army with scant chances of survival, an army made of peasants, of laymen and of monks who abandoned their vows in favour of the true confrontation of the trenches.

The fourteenth Dalai Lama would state in his interview with Thomas Laird, collected in a wonderful book, that with its treaties of sovereignty, the British government sparked the mistrust of the Chinese (because it suited them, I say), who until 1910 had never declared sovereignty over any territory. Not wishing for any foreigners to hold power, the Chinese began that invasion and assimilation on which our nations have turned their backs.

In this book, you will discover a story in which a man’s spiritual motivation leads him to find himself face-to-face with the truth (hidden by the media, the pages of which offered only twisted information). Within his circumstances—which he sometimes escapes—he delves into the true world of teaching of compassion and mental training, which has earned so much money for Western civilisation. There are also stories of pain and hard work, of motivation and of beating the odds.

I selected the date in the title so that I can situate myself in the moment just before the massive conquest of 1950, in which Tibet lost its voice, a conquest that many other books have taken it upon themselves to document.

This is a novel and, as such, it is a fictional story based on the historical event that have been described in numerous books and websites. These resources have helped me to substantiate the theory that lies in the substrata of these pages.

A sherpa named Thunga picks up the scholar Lend at Sadiya station and drives him to the Holy City of Buda, Lhasa. An elderly couple friend of Thunga accomodates and treats you with cordiality. Lend arrives in Tibet to try to turn around the events of his life, a life that had left him jaded in his native England. On his first journey he begins to breathe a situation hidden in the newspapers of his country. Attracted by his way of life, he wishes to appear at the Potala Monastery and get to know in person the master Kalu Rinpoche. A teacher who will change many schemes in him. Shortly after leaving, the people of the shelter are surprised to be coerced to cruelty, for having welcomed an intermediary of opium traffic, but they do not know his whereabouts. The events are precipitated in forms of armed confrontations and among all the chaos, the opium trade seeks new routes. Lend will be involved looking for a way to arrive to the vast Nyechen mountain and Tashi Do Monastery. The British Country Trade has managed to position itself in the Chumbi Valley and subdue the Chinese nation. In the border post of Gyantze two English officers watch that the caravans arrive smoothly. China has been fighting drugs for a long time, they have understood that it is better to join the business, get more money and improve their weapons. They establish a double policy in which they begin to instruct the peasant people to get rid of their employer’s yoke thus taking control over the peasant population.

This is a story that joins the destiny of twenty-one characters, whose profiles are revealed through the plot. It is a testament to the life that developed at the turn of the 20th century and to the vicissitudes that forced the Tibetans to overcome, despite the circumstances, by offering their human contribution of true respect for life.

A Journey to the Holy Land of the Buddha: a proposal to win consciences and hearts.

 

Super-Fuerza de Paul Davies

El título bien podría confundirse con algún tipo de novela esotérica, pero en esta ocasión la literatura científica viene de la mano de un físico, profesor de matemáticas avanzadas e investigador en temas de astronomía llamado Paul Davies que dedica en este libro a hablarnos sobre la energía. Qué fuerzas son las que infieren para que se dé aquello que todos nombramos como un fantasma que nos influye, empuja o determina. Que está presente desde un escondite llamado invisibilidad al ojo humano pero cuyo estudio desde la perspectiva de la física les ha llevado a detectar, denominar y tratar de medir, las cuatro fuerzas fundamentales que unen y definen todo lo que nos afecta desde lo más pequeño hasta lo más grande: la gravedad, electromagnetismo, fuerza fuerte y fuerza débil.

(…)La gravitación no es en realidad una fuerza sino una manifestación de la curvatura del espacio-tiempo. Los cuerpos no son forzados a seguir una gravedad sino que siguen un camino recto a través de un espacio curvo.(….)(…)Electromagnetismo, se manifiesta en los fenómenos atmosféricos luminosos (auroras). Disminuye con la distancia.(…)(…)La fuerza fuerte se manifiesta en el núcleo del átomo y él la mantiene unida a los protones contra la repulsión originada por la carga eléctrica(…)(…)La fuerza débil no puede actuar sobre objetos macroscópicos sino que se halla confinada a las partículas subatómicas (supernova)(…)

De la interacción de estas fuerzas surge todo un mundo de partículas que en la medida que actúe la fuerza sobre ellas se atraerán o repelerán originando la trayectoria de orden o caos energético en función de esa potencia fuerte, débil, gravitatoria o electromagnética.

(…)La fuerza fuerte es la luz del sol. Son reactores nucleares de fusión bajo el control de la fuerza fuerte(…)(…)El gravitón juega un papel similar al fotón en la gravedad. Ejercen una influencia gravitatoria mutua. Ellos llevan el mensaje de la luna a los océanos diciéndoles que suban y bajen las mareas. En la gravedad todas las partículas se atraen, carecen de masa.(…)(…)Entre la fuerza fuerte y la débil se produce un intercambio de partículas con una fuerza similar a la electromagnética pero distinta pues la fuerza eléctrica logra la unión de dos partículas con cargas opuestas.(…)(…)La relatividad convierte la distancia en algo sin sentido; pero la situación es aún peor cuando interviene la mecánica cuántica, puesto que ésta cuestiona también la idea de «lugar».(…)

Siempre he sentido una extraña atracción por el principio de incertidumbre de Heisenberg como si fuera un concepto que nos atañe personalmente mucho más de lo que creemos suponer. Puesto que pasa a analizar el principio de Heisenberg y la solución buscada por Einstein-Podolsky-Rosen, mi imaginación de escritora me llevaba a imaginarme que en esa parte de la fórmula obtenida por Einstein sobre la energía que reducen a E=mc² implicaría a nuestra percepción «psicológica energética», a nuestra forma de relacionarnos. Como una conjugación de certidumbre y casualidad que nos lleva a coincidir en el espacio compartido de momento y lugar. Hablo de nuestro motor energético que es el amor en todas sus facetas.  Ese campo de fuerzas energéticas que nos lleva al encuentro de una persona determinada como si fuera un haz determinista en el que nuestras partículas coincidieron sin que necesariamente fueran medidas más que por nuestra propia y personal composición química.

(…)La fuente de todos los problemas reside en una regla fundamental de la mecánica cuántica: el principio de incertidumbre de Heisenberg, debido al físico alemán Werner Heisenberg que fue cofundador de la mecánica cuántica en la década de 1920. Según este principio, es imposible determinar la posición y el movimiento de una partícula al mismo tiempo.(…)(…)En esencia el experimento de Einstein-Podolsky-Rosen pretendía(…)(…)Con dos partículas podemos mediar más cantidades a la vez. Si logramos relacionar de algún modo el movimiento de las dos partículas, las mediciones realizadas simultáneamente en cada una de ellas nos permitirán echar una ojeada por debajo del velo de la incertidumbre cuántica que, según Bohr, nunca podía ser levantado.(…)

Y como si fuera ya poco complicada identificar estas trayectorias de partículas, además nos descubre a los mensajeros «débiles» que encima se hacen préstamos llegando hasta la transformación. En la búsqueda de unificación de tanta partícula, Gauge creo una simetría abstracta en la que de esos préstamos cuánticos, se creaban nuevos campos de fuerza, concretamente doce, al resto los unificaron bajo una sola denominación desconocida y nombrada como X y se encontraron con el problema de los monopolos cósmicos.

(…)En todo espacio vacío siempre habrá alguna de esas partículas temporales cuya visita esté financiada por el préstamo de Heisenberg (son una forma de partícula virtual) Si dijéramos la partícula desnuda (suponiendo que es un electrón, en los límites exteriores que la rodean se agita un mar de fotones de baja energía que sondear y se enlazan con las fantasmales semiformas del vacío(…)(…)Pero un electrón y un neutonio se dispersan mediante el intercambio de la partícula Z. La interrupción hace que la simetría se «hunda» dotando de masa a las partículas mensajeras según Weiberg y Salam. En esa interrupción introdujeron la teoría de un campo adicional «Campo de Higgs» por el físico Peter Higgs combinando el electromagnetismo y la fuerza débil en una sola teoría(…)Eran simplemente dos aspectos de una misma fuerza electrodébil ganando el Nobel en 1979.(…)(…)La teoría de cuantos relaciona energía (o masa) y distancia a través del principio de incertidumbre. De ahí que se necesiten aceleradores de muy alta energía para sondear distancias muy pequeñas(…)(…)Esta perspectiva ha estimulado la búsqueda de monopolos cósmicos utilizando circuitos cerrados de corriente eléctrica. El principio que rige esos experimentos se centra en las propiedades de ciertos materiales denominados superconductores.(…)

Cuando habla y define a las partículas por sus nombre «de pila» siento la sensación de que fueran humanas, ya que entre ellas también hay situaciones de atracción, repelencia y algo así como una poseimiento «psicótico» que las lleva hasta la xenofobia o la asociación. Vamos, que pareciera que entre ellas «hay un negocio en ciernes».

(…)En contraste con el comportamiento aislacionista de los fermiones, a los bosones les encanta estar juntos.(…)En particular, todas las partículas mensajeras son bosones, mientras que los quarks y letones son fermiones. Así pues, los bosones tienden a asociarse con la fuerza, mientras que los fermiones se asocian con la materia.(…)

Paul Davies explica que Einstein llevó un paso más lejos la teoría de la gravedad de Newton definiéndola como una gravedad curvada en la que el espacio y el tiempo interfieren sin poder separarse. Definitivamente hay una fuerza que «tira» curvando el espacio en más dimensiones. Es ahí cuando comienza a especular sobre la posibilidad de 11 dimensiones cuya experimentación parte de llevar a la práctica esa simetría de Gauge un paso más allá, hasta formular una supersimetría en la que toman el ejemplo de nuestra esfera puesto que es la forma geométrica más simétrica sobre la que partir a formular. Estiran esa esfera y descubren partes ocultas que son definidas por un científico llamado Kaluza-Klein.

(…)En la versión moderna de la teoría de Kaluza-Klein todas las fuerzas de la naturaleza, no sólo la gravedad, son tratadas como manifestaciones de la estructura del espaciotiempo. Lo que normalmente llamamos gravedad es una curvatura en las cuatro dimensiones del espaciotiempo de nuestras percepciones, mientras que las otras fuerzas se reducen a curvaturas espaciales de otras dimensiones. Todas las fuerzas de la naturaleza no son más que geometría oculta en acción.(…)(…)¿Cuánta energía necesitamos para «penetrar» en la heptaesfera y explorar las otras dimensiones del espacio? Según la teoría de Kaluza-Klein es necesario ir mucho más allá de la escala de unificación, a una energía equivalente a 10 elevada a la 19 veces la masa del protón. Tan sólo a este energía inimaginable se manifestará directamente las nuevas dimensiones.(…)(…)Demos rienda suelta a la imaginación y pensemos en el día en que la humanidad controlará la superfuerza(…)(…)Con la superfuerza liberada, podremos cambiar la estructura del espacio y del tiempo, atar nuestros propios nudos en la nada, y dar orden a la materia. Controlar la superfuerza nos permitirá crear y transformar partículas a voluntad.(…)

Paul Davies cuenta que desde el «círculo» pueden llegar, a través de la geometría, a identificar esa teoría unificada cuando consigan respetar la «materia prima» del espacio-tiempo. Para ello deben experimentar proporciones altísimas de energía para encontrar la superfuerza. Por eso nos mete en la teoría de cuerdas en las que se puede encontrar un espacio donde encontrar un arriba o abajo. Y tuvieron que buscar el origen de los elementos con técnicas radiactivas para comprender qué elementos se encontraban a baja energía. Que nuestros átomos son fósiles cósmicos y que según la forma de comportarse de los protones, es lo que daría origen a determinadas fusiones. Y que a partir de un determinada energía de fusión sólo les sirve la teoría para explicar las temperaturas a las que son capaces de llegar. Después, llega uno de los detalles que más me impresionaron en su momento, -también lo encontré en la Biografía del Universo de John Gribbin- y es, que todos esos elementos explosionando dentro de nuestras estrellas son lanzados al espacio cósmico sirviendo de «abono» para la creación de vida.

(…)Este estallido es la explosión de una supernova. Cada una de estas explosiones enriquece la materia galáctica con elementos vitales para la formación de planetas sólidos como la Tierra y las formas de vida que habitan en ellos. Nuestros cuerpos se han formado, pues, a partir de los restos fosilizados de estrellas en su tiempo brillantes que se aniquilaron a sí mismas eones antes de que existieran la Tierra o el Sol.(…)

También descubrí que la teoría del Big Bang tiene un lado «clásico» y un lado mucho más actualizado para tratar de entender esas condiciones primigenias así como el destino del Universo en función de cómo actúe en el futuro la gravedad sobre él.

(…)La extrema improbabilidad de que una erupción tan coherente y sincronizada pueda ocurrir espontáneamente resulta exacerbada por el hecho de que, en la teoría del big bang tradicional, las distintas regiones del Cosmos primigenio debían hallarse completamente aisladas.(…)(…)Los recientes trabajos sobre el comportamiento de la materia y las fuerzas en el Universo primigenio, resulta claro que una enorme repulsión cósmica es un subproducto inevitable de las actividades de la super-fuerza. La «anti-gravedad» que Einstein echó por la puerta ha vuelto a entrar por la ventana. La clave para comprender la repulsión cósmica es la naturaleza del vacío cuántico.(…)(…)El vacío podía ser excitado y aportar cierto número de estado de muy distintas energías, de la misma forma que un átomo puede ser excitado a niveles superiores de energía(…)(…)Tenemos ahora vía libre para una explicación del big bang(…)(…)Todos los rasgos del mundo físico surgieron automáticamente, como una consecuencia de las leyes de la física, sin necesidad de suponer que el Universo fue colocado inicialmente en un estado muy especial.(…)

Todo el libro es extraordinariamente interesante y maravillosamente explicado para cualquier persona. Y dentro de sus valores reflexivos, me gustaría destacar la aguda observación con que plantea la explicación del origen de la propia energía, el pensamiento, la creatividad. Una energía que no puede crearse, destruirse, que crece y se transforma ¿Cómo surgió? ¿Cuál fue su estado inicial hasta convertirse en ello? Sus ganas de buscar las respuestas a través de todas esas leyes ocultas a nuestros ojos pero a veces visibles desde el corazón o el pensamiento. Pasar desde lo grande hasta lo más pequeño parece que es el único camino posible y demostrable para comprender lo que en ocasiones, la intuición conoce.

(…)Enlazar lo grande y lo pequeño, lo global y lo local, posee el mismo atractivo de hacernos sentir unidos a toda la creación, mucha gente se siente unida espiritualmente a la totalidad de las cosas, pero hay también en la ciencia una tradición paralela de forjar tales vínculos.(…)(…)Lo grande y lo pequeño, lo global y lo local, lo cósmico y lo atómico, se apoyan mutuamente y constituyen aspectos inseparables de la realidad.(…)Es una unidad que proclama que sin todo no se puede conseguir nada.(…)

El Guardián de la Magia de Miguel Villa

Creer en la magia es creer en el amor y para ello hay un guardián que se encarga de recordárnoslo a lo largo de toda la historia. Viven en setas, en un bosque donde los personajes se encargan de abrir la historia para darle vida: Erik, Falsete del bosque, un petirrojo e Inés, la unicornio y algunos más… Así nos lo muestra desde el comienzo.

Soy un pequeño gnomo que habita en un bosque de fantasía. Vivo allá donde el cielo es hermosamente azul, donde el agua parece de cristal, donde la brisa te abraza haciéndote sentir grande y poderoso, donde nace la música. Vivo allá donde todo es magia. Mi jornada consiste en recolectar bayas y pequeños frutos para mi manutención y la de mi familia.(…)(…)Falsete es una folclórica metidita en carnes y venida a menos que apareció un día en el bosque diciendo que ella quería ser la sirenita de la laguna. Nosotros la llamamos «La Golda entera»(…)(…)Inés, la unicornio está casada con un ogro. Es elegante, distinguida, con un trotecillo que ilumina el bosque a cada paso. Su amado Mogros, es tímido y sensible(…)(…)Mamá siempre me dijo que soy hijo único y que nací de un nenúfar. Lo sé, lo sé, suena extraño, pero una vida mágica es así. La magia no sabe de leyes, ni de lógicas humanas, no es cerebro sino corazón. Mora en el aire y penetra por tus sentidos. Recorre tu ser y saca lo mejor de ti. Da brillo a tus ojos y luz a tu alma. Calienta tu corazón dándole alegría de vivir. Es blanca como una sonrisa de amor, pura como el pensamiento de un niño, suave como el beso de un anciano; y bella, eternamente bella. Nada malo puede ocurrir si vives en la magia. Lo más imposible se torna alcanzable si ella te toca con su luz(…)

Para que en el bosque reine lo idílico han debido luchar contra la villanía de un lado oscuro, algunas de esas leyendas permanecen en los silencios de su majestuosidad. La misma que les conducirá hacia un nuevo misterio, el de la «Perla Golda» cuyos detalles callaba Falsete que sintiéndose presionada, visitaba a menudo a su amigo Erik para birlarle toda la comida que guardaba en su nevera. La insistencia de Erik los llevó a aventurarse hasta una cabaña abandonada…

(…)Mas allá de la cueva de los osos, el río es cruzado por un puente de piedra. Nadie recuerda quién lo construyó.(…)(…)Me habían dicho que en ella pasó sus días la mejor narradora que pisó el bosque. Era una viuda negra de mirada intensa y carácter reservado(…)
Y «Perla Golda»…
(…)Sólo una vez al año, durante la fiesta de Primavera del bosque, se acercaba a la laguna y recitaba su hermoso pregón acompañada de la música que salía de su arpa. Decían que ella misma había tejido las cuerdas con hilos de plata(…)

Al principio nadie se atrevía a entrar,  pero una vez dentro se dieron con la sorpresa del caos destartalado.

(…)Al abrir una de sus puertas, salieron volando tres murcielaguillos. —Aquí no hay ná —dijo Falsete—sólo cacas y bichos negros de esos. ¡Qué feos son los joíos! Me recuerdan a aquel politicuchos de los pantalones de cuello vueltos. Pero había algo más que suciedad y mamíferos voladores.(…)(…)—Si esta es la habitación de la viuda negra, ¿quién ocupaba el otro cuarto? —Enanitos, se hace tardes y a mi er miedo me da hambres. Ya vendremos otro días y…(…)

Para la llegada del verano todos los habitantes del bosque se reúnen para ejecutar un rito purificador. Erik recibirá la visita misteriosa de un sapo sabio que le anuncia que ha sido el elegido como «Guardián de la Magia».

(…)“Manos negras, dolor de corazón, pensamientos impuros, suciedad del alma, ira sangrante, sed de venganza, odio fraterno, envidias de la noche, rencor sin retorno, rabia de madrugada y hambre de mal, regresad a los infiernos. Sabed que el Sol nos protege y Selene es nuestra aliada. Siete candados pondremos, siete vueltas les daremos, siete llaves tiraremos a lo más hondo del fondo. De allí nunca escapareis.”(…)(…)El bosque sonreirá para ti y las lágrimas bañarán tu alma. —¿Seré como Sol y Luna? —Sí, serás como noche y día. Recibirás poder para todo y habilidad para nada.(…)(…)Mamá me contaba que cuando era pequeño me caí al río, casi me ahogo. De no ser por un chimpancé, no lo cuento. Lo malo fue que el simio me cogió por una oreja, me escurrí, me agarró al vuelo por un pie(…)(…)Con suma rapidez, me retiró la gorrita y puso la perla negra sobre la cicatriz de mi frente. Fue maravilloso: me volví de luz. Un intenso resplandor salió de mí para acariciarlo todo. La perla se fundió en mí y comprendí que aquel relato era cierto.(…)

El sapo sabio tenía prisa por entregarle la sabiduría y conducirlo hasta una roca a los pies de una montaña cerca del poblado humano que nunca habían llegado a cruzar. Abrirla le conduciría dentro de una gruta cuyo contenido debía proteger contra todas las fuerzas del mal.

(…)El humano, en un principio, era bondadoso, creativo, alegre, armonioso con el medio y una pieza más de la naturaleza. Pero fue evolucionando, cargándose de ambiciones sin mesura, odios sin sentido, complejos disparatados y el más absoluto desprecio por todo. Así pasó de ser una pieza más del puzzle, al gran artífice del pillaje, el robo con violencia y la devastación. Arrasaron bosques enteros, sin el menor miramiento, para construir sus casitas de veraneo.(…)(…)Su afán de dominación y exterminio podría destruir la magia, y con ella, a todos nosotros. —Pero, sólo soy un gnomo chiquitín, no sabré hacerlo, no lograré mantener viva la llama de la magia. —¡Por supuesto que sabrás! Busca en tu interior(…)(…)

Durante el otoño el gnomo Erik decide viajar hasta las montañas de la Toscana italiana y se acerca a saludar a unos conocidos alfareros. El dueño, Francisco Comodoro, le presentará a su sobrina Donatela quedando prendado ante ella. Pero en su bosque tienen un problema y necesitan de su ayuda…

(…)Al borde de cualquier camino. Hierba verde que se torna amarillenta, bosques de alma enrojecida, cielos que parecen arder en llamas al contacto con los últimos minutos de Sol, vides que inician su sueño de invierno… y vida, mucha vida. Huele a sequedad de hierba, a flor de otoño, a leña que caldea, a hojas que sueñan con la paz del invierno… huele a romance de Sol y Luna.(…)(…)—Los pájaros, Erik, se han ido. ¡Todos, no queda ni uno! —¿ Todos? Eso no es posible. —No será posible, pero es lo que ha pasado. No sabemos cómo, pero hace unos días emprendieron el vuelo y no han regresado.(…)

Sus amigos Falsete, la unicornio y petirrojo aparecen de improviso. Vuelan, trotan y brincan hasta la parte más alta de una montaña pues una forma viscosa se está apoderando de sus laderas. Erik tiene sueños inquietantes…

(…)Lo cierto es que soñé. Toqué un mundo que olía a hierbabuena y limón. Era un lugar en el que la fe en la bondad y la razón se daban la mano para sustentar a la justicia. Un águila con alas de fuego, impedía que el mal morase allí. También vi un campo bañado en la sangre de una venganza. Me desperté sobresaltado(…)

¿Qué hizo Erik en su primera misión como Guardián de la Magia?

Su magia me ha absorbido con esa luminosidad descriptiva en la que me imbuí, arrastrada como el torrente de un hermoso río a lo largo de toda la historia. Una entrañable y hermosa aventura en la que oí la auténtica voz del bosque.

El gran viaje

Miguel VillaNadie se creería hoy que un frasco de especie de clavo de olor o similar hubiera podido desencadenar hasta una guerra. Esos frascos que con tanta alegría y abundancia utilizamos hoy resultaban ser el oro negro en 1519. Una metáfora similar ocurre con el oro negro de nuestro siglo, el fatídico petróleo. Podría decirse que la ambición de un rey llamado Carlos I le llevó a financiar una expedición hacia el nuevo mundo siendo Fernando de Magallanes el que pondría la Trinidad rumbo a las Islas Molucas y tras ellos; la Santigado, la Concepción, la Victoria y la San Antonio. A bordo, en una de ellas el intrépido Juan Sebastián Elcano.

(…)Europa había descubierto América hacía menos de treinta años. La corona española y la portuguesa rivalizaban en obtener el mayor poder posible. Una de las calles de ese poder era el mar(…) (…)En ese momento, la posesión marina más preciada era la Ruta de Especias. El comercio del clavo, la nuez moscada o el jengibre daba tal cantidad de beneficios, que se arriesgaba todo. Para obtenerlo o para conservarlo.(…) (…)El viento impulsaba el buque. Sonrió satisfecho, miró las aguas y luego al cielo y musitó una oración de gracias. Hoy tendrían buen viento y mar en calma(…)

Desde el primer capítulo te introduce directamente en la época con su escenario. Con la dificultad de encontrar marineros expertos, cosmógrafos, capitanes, hombres valientes en los que confiar esas expediciones hacia lo desconocido, con la gallardía de encontrar el oro que resolvería su porvenir. Te vas involucrando en la misma; en querer conocer los detalles de tan audaz viaje, hasta el punto, que casi no te deja respirar entre uno y otro capítulo. Quedas inmerso hasta el final en su oleaje y su ley del mar. Entre las órdenes, los motines y el escorbuto. Entre los jefes de tribus que también tenían sus leyes y su defensa a pesar de lo ignorantes que les consideraban los europeos. Y los datos investigados pasan a formar parte de un conjunto que vives con libertad y al mismo tiempo con el recuerdo (diría que imperecedero) sobre la suerte del que llegó primero, quién se quedó por el camino y quién tuvo la confianza para avanzar.

La época bullía de expediciones, exploraciones, grandes fracasos, grandes éxitos que ampliaban el conocimiento que los europeos tenían del mundo.(…)(…)Siglos de tradición provenientes de la Edad Media, decían que más allá de lo conocido sólo habitaban monstruos, nieblas que cerraban sobre las embarcaciones, tormentas horribles que tragaban tripulaciones enteras(…) (…)El comienzo se había iniciado hacía poco menos de un siglo. En Portugal. De forma secreta, la corona de Enrique El Navegante había estado patrocinando y pertrechando barcos. El objetivo: pasar primero el cabo Bojador, al sur de las Canarias, y posteriormente bordear África(…)(…)Bartolomé Díaz logró llegar al punto más al sur del continente, el cabo de las Tormentas, y cruzarlo(…)(…)Diez años más tarde en 1498, Vasco da Gama volvía a cruzar el cabo hasta llegar a la India por primera vez.(…) (…)Y así fue como aconteció. No sólo les negaron la expedición, sino cualquier posibilidad de medrar en ambientes cortesanos(…) (…)Al otro lado de la frontera, España acababa de embarcarse en la carrera de descubrimientos. Y no tenía el monopolio de la ruta de las especies. Ruy Faleiro sabía que el actual rey de Castilla, el emperador Carlos I, haría lo que fuese por obtenerlo(…)

Es una novela cuya aventura te deja con la sensación del recuerdo lejano de unos estudios escolares abruptos con libros áridos en los que formulabas el deseo de un ojalá que la historia me la hubieran presentado de aquella manera para haberla aprendido no solo a memorizar sino a disfrutar con el testimonio y el complicado entresijo de la humana prosperidad.

(…)El viaje había sido tranquilo y rutinario. Algo inusual, por lo que el capitán Serrano se alegraba. Incluso la entrada en el Guadalquivir y arribada a Sevilla, a pesar del peso que acercaba la quilla del buque a los peligrosos bajíos arenosos del río en determinadas zonas. Los operarios recogían la primera caja de botellas, que salían a la luz tras su embarque y estiba. Colgada de cuerdas era bajada con cuidado. El capitán detuvo su mirada en el cargamento un momento, antes de girarla hacia otro lado del muelle, hacia una mujer.(…) (…)Tres hombres, pues, cruzaban la ciudad hacia el Alcázar Real, sede de la Casa de Contratación. Dos de ellos iban ligeramente detrás del primero, vigilando alrededor. Tensos, preparados. Juan Sebastián Encano, que abría la marcha tranquilo.(…) (…)El maestre se encargaba de mantener la disciplina de la tripulación. Es por ello que Elcano se aproximó, con mucha curiosidad y perplejidad. Como hombre de pocas palabras que era, se limitó a inquirir con la mirada y la cabeza, dejando que su compañero se explayase.(…)(…)-¿Y cuáles son las consecuencias? Tendré que continuar con cuarenta amotinados en mis barcos. -¿Cómo? (…)Vaciaremos los cinco buques para limpiarlos y repararlos en su totalidad, como en un astillero. Cada onza de víveres tendrá que ser retirada y almacenada en tierra, para después estibarse de nuevo. Cada metro de madera será pulido y en la obra muerta, arrancadas las conchas y algas que se han adherido durante la travesía. -¿Y quiénes se encargarán de realizar las tareas más pesadas, las más ingratas, con media ración justo para mantenerse con vida? -Pigaffeta palideció.(…) (…)Juan de Cartagena es el instigador del motín, además de haberse levantado contra vuestra merced otra vez.(…)(…)Ese bastardo ha sido nombrado veedor real por nuestro emperador. No me atrevo a ejecutarlo aún siendo doble amotinado. El hecho de ser hijo ilegítimo de nuestro querido obispo Fonseca no sería impedimento para que su cabeza rodase por la cubierta de la Trinidad. No, es intocable. No puedo ejecutarlo(…)

(…)Al estar todos los supervivientes de nuevo en servicio, Magallanes decidió que irían a esa isla de inmediato para investigar acerca de la ruta más deseada. Sin embargo, para despedir adecuadamente a los asiáticos, ordenó una salva con los arcabuces. El ruido atronador sobresaltó a los isleños, que gritaron aterrados, empezando al instante a correr hacia la borda.(…) (…)El rumbo que llevamos no nos complace, Carvalho. El asalto pirático al buque mercante ha sido lo que nos decidió. Nosotros somos marinos mercantes, con una misión clara. Hemos votado y se ha decidido que Juan Sebastián Elcano y yo mismo comandaremos la expedición. Él será el capitán de la Victoria y el tesorero, dadas las increíbles dotes marineras y su honradez absoluta. Yo comandaré la Trinidad(…)(…)LaVictoria pasó por el sur de Madagascar a una distancia suficiente para evitar los barcos que navegasen por la zona. La inquietud de algunos marineros se hizo notar al no detenerse en la colonia portuguesa. Las bombas de achique tenían que utilizarse ahora cinco horas al día.(…) (…)Tres años antes, estaba en el muelle viendo partir a cinco naos. Ahora, cuando subió a bordo y vio los restos del barco y la tripulación que lo gobernaba se le cayó el alma al suelo. Estaba muy dañado, y sólo un milagro había permitido que los veinte hombres que distinguió pudiesen haberlo gobernado y traído a patria.(…)

El gran viaje a las islas Molucas está descrita con el esmero detallado de la historia y el ritmo trepidante de una aventura. ¡Y encima es gratuita! No me lo podía creer…

Página 1 de 6

Creado con Powered by WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: